domingo, 23 de octubre de 2011

Abdellah Taghrafet




Efectivamente, como un asiduo dijo la semana pasada, esto parece “pormaratonianos por el mundo”. Y es que mientras el padre del asunto (y primer e histórico ganador de la porma) se cabreaba de celos al vernos a todos ocupados este fin de semana, y se marcaba un entrenamiento de 18 kilómetros a 4:40 el minuto por Lyon (Francia), otro pormaratoniano, precisamente el de la ocurrencia, corría la Media del Mediterráneo en Cataluña y, por último, otro buen puñado de pormaratonianos nos reuníamos en Bilbao a eso de las 9 y media de la noche para participar en la tercera edición de la Bilbao Night Marathon.
Primero, lo objetivo, los tiempos:
Tres pormaratonianos participaron en la Carrera Pirata que consistía en un circuito por Bilbao de siete kilómetros y medio. En concreto, el mejor de los tres fue Oskar, con un tiempo de 36:39 en el puesto 196. Gaxen y Riki, puestos 248 y 249, llegaron a 38:04. Junto con ellos, hubo un cuarto, al que no he llamado pormaratoniano porque no estuvo en la primera edición de la Porma pero que fue bienvenido al grupo y lo celebró con el mejor de los tiempos entre todos ellos: Rubén Rodríguez, alias Ciric, se hizo con el puesto 118 y un tiempo de 34:43.
Los otros tres pormaratonianos nos atrevimos con unos cuantos kilómetros más y nos apuntamos a la media maratón. 21 kilómetros y 92 metros que nos llevaron desde la salida junto al Guggenheim, por el centro de Bilbao hasta cruzar a la orilla derecha, seguir hasta Elorrieta, volver y terminar en el mismo sitio. Otros siguieron, hasta dar otra vuelta y completar así la distancia entre Maratón y Atenas.
Como era de esperar, Jacobo fue el mejor de los tres, con 1:49:06, ocupando el puesto 1138. El tiempo en la pantalla de meta y la cifra oficial es de 1:51:08, pero la misma fuente indica que la marca de tiempo real es la anterior. Mi compañero de entrenamientos, Mitxel, llegó 89 personas después de Jacobo, en el puesto 1228, con un tiempo de 1:52:50, aunque el tiempo real fuera de 1:50:48. Un buen tiempo que seguro que mejora el año que viene. Por último, un servidor, digamos que Holden, necesitó diez minutos más que sus compañeros. Con 2:03:16, y un tiempo real de 2:01:13, llegué en el puesto 1610. Aún así, he de confesar que mi tiempo real no pudo ser más que de unos pocos segundos por encima de las dos horas si tenemos en cuenta que no paré el reloj durante los segundos que pasamos quietos en los embotellamientos de los primeros metros ni cuando aún en el kilómetro cuatro, al pasar por el parque de Doña Casilda y ver un baño público, no pude resistirme a la tentación de pararme a orinar. Eso no me consuela del todo, porque me hice ilusiones de ver mi reloj con menos de dos horas en los números digitales.
Los verdaderos protagonistas de la carrera, eso sí, fueron los ganadores. El ganador de la carrera Pirata fue Gotzon Solaegi con 24 minutos y 10 segundos. En categoría femenina, Itxaso Milara, con un tiempo de 30:23. En la media, el vencedor fue Héctor Carmona, con un tiempo de 1:10:22. En categoría femenina, la vencedora fue Gurutze Frades con 1:22:18. Por último, en la maratón, la primera mujer fue Meseret Terefe Gebretsadik con un tiempo total de 2:53:36, mientras que el ganador en categoría masculina fue el verdadero héroe del día. El marroquí Abdellah Taghrafet, le sacó más de diez minutos a sus compañeros de pódium, Tewodros Zewdu Asfaw y Tadele Kapsay, para acabar con un tiempo de 2:08:21, la segunda mejor marca de la historia en suelo peninsular y la mejor del año, para así poner a Bilbao en el mapa de las maratones más proclives para las marcas más épicas. Verle pasar camino de Elorrieta, mientras yo volvía, fue todo un espectáculo. A falta de cien metros para meta, oí las sirenas que anunciaban que Taghrafet ya iba cruzando Campo Volantín y suspiré. Suspiré al sentir que no sería doblado, aunque fuera por poco.
No me voy a enrollar mucho con la crónica personal. Riki me ha comentado que la Pirata se le hizo dura a la altura de Mazarredo, pero que correr por Gran Vía fue una grata experiencia y que emuló a Kiko llegando a línea de meta. Los tres mediopormarationanos, por nuestra parte, compartimos sensaciones al final de la carrera: mucho cansancio y dolor de piernas. Pero, si les apetece, mis compañeros ya harán sus comentarios aquí. Yo, personalmente, puedo decir que sufrí, que se me hizo largo, eterno, pero que puede que haya aprendido una buena lección para saber más adelante cómo controlar los esfuerzos. Mantuve las indicaciones de los expertos, y bebí, y hasta comí, en todos los avituallamientos, menos en uno, y lo sufrí. Fui bien en toda la primera mitad, sabiendo que podía apretar un poco más, aunque no quería. Salir del centro, abandonar Deusto y llegar a Elorrieta entre la oscuridad, se me hizo largo y costoso. Al volver, el frío del agua que me vertía al beber y el viento de frente, me revolvió el estómago y me temblaban el cuerpo. Pero me veía con fuerzas y confiaba en bajar de las dos horas. Eso sí, perseguía los carteles con desesperación, buscando que los kilómetros bajaran. Por debajo del puente Euskalduna, camino de Campo Volantín, en torno al kilómetro 17, empezó mi calvario. Las piernas se me endurecieron de manera repentina, me tiraban los gemelos, el estómago se me hinchó y dejé de adelantar a gente para empezar a ver cómo me adelantaban a mí. A la altura del ayuntamiento, me vine abajo del todo. Pensaba que no llegaba, soñaba que tenía que cruzar un puente antes que el del Arriaga, seguía a espasmos, empezaba a intentar aceptar la idea del fracaso. Pero seguía. Seguía, y crucé el puente, y torcí en dirección contraria, y creí que me sentía mejor, y pensé que aún podía bajar de las dos horas, y apreté y vi que no podía, y frené, y volví a apretar, y juro, y no quiero ponerme melodramático, que por un momento todo lo hacía por inercia. A menos de cien metros, cuando escuché de lejos a aquel tío gritando ¡media! y apuntando a la derecha, apreté los dientes, cerré los ojos, y empecé a esprintar como si no acabara de correr veinte kilómetros. Así llegué a meta para intentar consolarme por no haber hecho realmente lo que creía que sería capaz de hacer.
Se pueden contar más cosas, pero esto empieza a alargarse demasiado, casi tanto como la carretera, y aún tengo sed, ando cansado y tengo sueño, la verdad, así, sin más, para dar pena. Una buena experiencia esto de mi primera media, pero dura. Ahora queda volverlo a repetir y, quién sabe, quizás algún día, me atreva a dar dos vueltas, aunque, ahora mismo, lo veo difícil. Todo es entrenar, dice Mitxel. Ya veremos. Por ahora, a descansar un par de días y, en breve, volver a la exigencia porque en nada, llega la Behobia. Si repito esta media, mejoraría en un par de minutos mi marca del año pasado, aunque intentaremos hacerlo mejor. Eso sí, lo importante, como siempre, es participar y disfrutar. Enhorabuena a todos los que lo hicieron este sábado por la noche.


Y la esperada foto del delito:



9 comentarios:

achasa dijo...

Pues enhorabuena a todos!!!
Veo que salió bien el día y que todos acabásteis cansados, que es de lo que se trata, jejej!
Una buena experiencia, sí señor!
Lo del ganador, increible. La mejor marca de la Historia, quitando la maratón de Barcelona en 2010!! Corrió como una flecha, sin liebres ni compañeros de carrera. Hizo más de la mitad él sólo y aun así mantuvo el ritmo para hacer un marcón!
Qué tío.
Saludos a todos.
Alvaro.

Holden Caulfield dijo...

Sí, fue acojonante. Ya desde Gran Vía llevaba a los otros dos con la lengua fuera. No tardó en dejarlos y, cada vez que te cruzabas con él, era impresionante verle la zancada, lo tieso que iba y lo determinado, daba una sensación de fuerza acojonante. Tuvo una liebre, pero a los 5 kilómetros tuvo que dejarlo ir porque la liebre no aguantaba su ritmo. Llegó a meta cuando yo aún andaba por los alrededores y llegó fundido pero con una sonrisa. Al final, según supe luego, se lo llevaron al hospital con dolores de estómago y los pies sangrando.

Mitxel dijo...

Para haber sido mi primera media la verdad es que estoy contento. Quería haber bajado de 1h 50m pero no ha podido ser, aún así, contento. También se me hizo muy largo. Hasta el km 13 fui muy bien pero ahí ya le dije a Jacobo que tirara que yo ya iba reventado. Del 15 al 20 volví a ir bastante bien pero el último km fue eterno, yo no tuve fuerzas ni para esprintar, así que en el diurno habrá que bajar de 1h 50m.
Álvaro, esta carrera ya no tiene nada que ver con la primera vez que fuimos tú y yo, cada año mejoran aunque sigue teniendo cosillas por ahí. Creo que determinadas calles y sobre todo la salida son muy estrechas, la hora de salida quizás demasiado tarde, la salida de la carrera pirata debería retrasarse un poco más para que no se juntaran todas las carreras y la bolsa de corredor no es que sea gran cosa. A ver si con el tiempazo que ha hecho el ganador se empieza a animar más gente y el año que viene se mejora todo esto.
Saludos y a seguir entrenando que ya no queda nada para Behobia!!!

Holden Caulfield dijo...

He actualizado la entrada. Atención al espectáculo pormaratoniano... He encontrado una mía pero no la cuelgo.

Mitxel dijo...

Dónde están? Yo he mirado en el correo y mía por lo menos no he visto ninguna.

Holden Caulfield dijo...

Sí, en el Correo he mirado, pero hay muy pocas, supongo que irán colgando poco a poco.

Emi dijo...

Enhorabuena a todos!!! Sí señor, grande la participación Pormaratoniana!

Bien por los que os habéis estrenado en la Media, tomároslo como preparación para la B/SS y ya vendrán otras, con más experiencia, para bajar tiempos.
Y muy bien también los de la Pirata, gran entrada Ricky, dejando huella!!

Por mi parte, muy contento también, era la segunda Media, y 38" tuvieron la culpa de no conseguir bajar de 1h30', así que 1h30'38" (232). Espero que sirva para dar caña en B/SS. Nos vemos allí!

Y espero que podamos repetir todos en la San Silvestre.

Saludos!!

Holden, me he quedado a cuadros con lo de los pies sangrando...puff, que mal rollo.

Holden Caulfield dijo...

Yo me quedo a cuadros con tus tiempos, capullo

Ricky dijo...

Jajajaja, qué descojono con la foto. Y con el vídeo más todavía, parezco un puto subnormal joder!!

En fín que fue el colofón a un día super divertido. Todo bien de principio a fín. Desde la recogida de los dorsales con Mitxel y Holden, la ida en metro ya con todo el grupo, la espera en la salida con Oskitar y Ciric y, cómo no, los 7'5 km completos hombro a hombro con Gaxen!!

Emi, enhorabuena tío. Eres un puto galgo. Ahora más que nunca empiezo a valorar lo difícil que es lo que conseguís algunos.

Gracias por colgar la foto Holden!

Un saludo a todos!