sábado, 10 de diciembre de 2011

Ludo Dierckxsens


Qué puedo decir. Queda poco más de media hora para que empiece el partido que todo el mundo sabe que empieza. Quién sabe, quizás ahora mismo se está negociando el traspaso de Pau Gasol a los Houston Rockets. En Polonia no hará nada que los nadadores habrán dejado la pileta en su disputa por las medallas europeas. Laszlo Nagy puede que ya descanse y hasta celebre su partidazo contra el Atlético de Madrid de balonmano y seguro que en algún lugar del lejano oeste algún aficionado de los Blazers anda maldiciendo la genética de las rodillas de Brandon Roy. Se habrán marcado cientos de goles hoy en el mundo, y metido cientos de canastas, y se habrán disputado pruebas de atletismo popular y si alguien no ha hollado hoy la cumbre de algún ocho mil habrá sido por el mal tiempo. Pero yo no, yo sigo hablando del único deporte que anda de descanso, el ciclismo. Los equipos ya presentan sus maillots, las plantillas empiezan a cerrarse, los corredores estrenan concentraciones y otros se ponen de barro hasta arriba en los circuitos de ciclocross. Pero yo, encima, voy a hablar de televisión.
Pero es que me ha llamado mucho la atención.
¿Por qué no? Si los hay para aprender a bailar, a cantar, a cocinar, a jugar al fútbol, a escalar alta montaña, a ligar, a sobrevivir, a servir mesas, a hacerse famoso... ¿Por qué no va a haber un programa de telerealidad para cicloturistas? Eso sí, no podía ser en otro sitio que no fuera en Bélgica.
Y es que según he sabido hoy la cadena flamenca VT4 prepara ya la segunda edición de un programa que se llama De Pedaalridders y que consiste en dos grupos de cicloturistas que se enfrentan a los sufrimientos de los entrenamientos, las dietas y los perfiles de carreras históricas, ya sea sufriendo el adoquín o la pendiente. A cada bando, dos corredores retirados que, de distinta manera, cautivaron a la afición. Por un lado, el león de Flandes, Johan Museeuw, campeón del Mundo, ganador de la Copa del Mundo en dos ocasiones, de la París-Roubaix y del Tour de Flandes en tres, de la Amstel Gold Race, la Flecha Brabançona, el campeonato de Bélgica, etapas en el Tour de Francia, el Gran Premio E3-Prijs Harelbeke, la París-Tours, la Het Volk, la Kuurne-Bruselas-Kuurne... la lista es interminable. Por el otro, Ludo Dierckxsens, en cuyo palmarés solo reluce un campeonato de Bélgica y una etapa del Tour de Francia, pero que quedó en la memoria de los aficionados por sus aventuras al galope, su cabeza rapada y su veteranía aún cuando fuera novato, ya que debutó en profesionales con treinta años y se retiró diez más tarde.
Por supuesto que el programa me llama la atención y por supuesto que no lo he visto. Y apuesto a que no lo vería si pudiera hacerlo, que acabaría aburriéndome, pero me puede la curiosidad. Y me ha llamado la atención. Hoy, en el día en el que, según los periódicos, cinco continentes se concentran en un solo acontecimiento, yo me dedico a escribir entradas invernales sobre un deporte veraniego. Pero es lo que hay.

2 comentarios:

bttzaleak dijo...

He podido ver algún video y es un descojono... Veo dificil que llegue algo parecido por aquí, pero quién sabe, Paquirrin y compañia seguro que se apuntaban. Un saludo

Holden Caulfield dijo...

Paquirrín en bici seguro que triunfaba. Pero yo tampoco le veo mercado por aquí, tienes razón. Un saludo tío.