lunes, 26 de agosto de 2013

Mike Fratello





La semana que viene, concretamente, el 4 de Septiembre, comenzará en Eslovenia la trigesimo octava edición del Eurobasket, el campeonato de Europa de baloncesto. España defenderá los dos últimos títulos conseguidos en Polonia y Lituania y Eslovenia disfrutará de su primera experiencia como organizador. 
La mayoría de las selecciones, y a pesar de que apenas quedan ocho días, aún no han decidido sus equipos. A muchos seleccionadores solo les falta decidir unos pocos descartes, pero son menos los que ya han tomado la decisión final y eligieron ya a sus doce jugadores para disputar el torneo. Sin embargo, los equipos ya están más o menos definidos, y casi todos los analistas y especialistas resaltan que éste será el Eurobasket de las bajas. Ni Pau Gasol, ni Dirk Nowitzki, ni Andrei Kirilenko. Es cierto que muchas de las estrellas europeas que triunfan al otro lado del océano no estarán ni en Ljubljana, ni en Jesenice, ni en Celje, ni en Koper. Aún así, nacerán nuevas estrellas, se confirmarán otras, habrá finales apretados, errores arbitrales, vencedores, derrotados y, probablemente, cuentas pendientes para el próximo Eurobasket. 
A pesar, como decía, de que no estén todas las plantillas decididas, vamos a hacer un repaso a la información que ya poseemos porque, probablemente, se nos olvide hacerlo cuando se acerque el día. Empezamos por orden alfabético, excepto en un caso, el primero, porque, ya que le he dedicado la titularidad de la entrada al norteamericano Mike Fratello, me parece justificado comenzar con la selección de Ucrania
Quizás aún algún aficionado al baloncesto no se haya enterado de que el ex entrenador de Atlanta Hawks, Cleveland Cavaliers y Memphis Grizzlies abandonó hace tiempo su meteórica carrera como comentarista y aceptó una oferta que, para él, seguro que era hasta exótica. Mike Fratello ya fue seleccionador de Ucrania en el anterior Eurobasket, el de 2011 en Lituania. De hecho, fue presentado como seleccionador ucraniano allá por Marzo de 2011 y no triunfó en Lituania, donde solo consiguió ganar a Bélgica y a Bulgaria y acabó eliminado en la primera fase. Ahora tiene una segunda oportunidad, y habrá que ver si el éxito le acompaña y puede continuar en el cargo para disfrutar del próximo Eurobasket, el de 2015, que precisamente organizará el país del que ahora es seleccionador. 
No lo va a tener fácil porque Ucrania se presenta con bastantes bajas. Ni Serhei Lishchuk, ni Oleksey Pecherov, ni Alex Len, el primer pívot seleccionado en el draft de este año, serán de la partida en la selección de Fratello. Sergii Gladyr, Artur Drozdov o Viacheslav Kravtsov, al que los Detroit Pistons han enviado a los Milwaukee Bucks dentro del cambio de Brandons entre Knight y Jennings, deben ser sus hombres fuertes. Maxim Korniyenko, Igor Zaytsev y Kyryl Natayazhko han hecho una buena preparación durante este último mes. El ex Menorca, Unicaja y Joventut Pooh Jeter, con pasaporte ucraniano desde que anda jugando en Kiev, ha sido uno de los mejores jugadores de Fratello durante los partidos amistosos de preparación. Superar la primera fase de grupos debe ser el objetivo. Para ello, tendrán que ser terceros en un grupo en el que, sobre el papel, Francia e Israel parten como favoritos. 
Pasamos al orden alfabético para echarle un vistazo al resto de las selecciones (y si, por cierto, te sorprende como entiendo yo el orden alfabético, piensa que copié y pegué la lista de una web para así tenerlo como referencia y en esa página la lista venía en inglés):
La selección de Bélgica estará dirigida por Eddy Casteels quien, precisamente, ha sido este año el entrenador de Yannick Driesen, ex del Estudiantes, en el Port of Antwerp Giants de la liga belga. El pívot estará en una selección donde sus compatriotas que aún continúan en la ACB serán probablemente los hombres fuertes: Axel Hervelle, Sam Van Rossom y Jonathan Tabu, quien este verano ha cambiado, a sus 27 años, el Cantú por el CAI de Zaragoza. Otro hombre importante será Matt Lojeski, nacido en Wisconsin, quien terminó la NCAA en Hawaii, y tras 6 años en Bélgica, triunfando sobre todo en Oostende, ha conseguido la nacionalidad y, este verano, un gran contrato que le llevará a emigrar a Grecia, concretamente, al Olympiacos. El interior Christophe Begin, un veterano de la selección ya, y tres veces mejor jugador de Bélgica o el veterano Roel Moors serán otros hombres destacados en las rotaciones de Casteels.
Bosnia y Herzegovina tiene a Aco Petrovic como seleccionador y a Zackary Wright, que este año ha cambiado Spartak de St. Petersburg por el Brose Baskets alemán, como el norteamericano de turno con doble pasaporte. No es, sin embargo, la estrella de la selección porque, aunque su año ha sido irregular tirando a decepcionante en su primer año en la NBA, Mirza Teletovic sigue siendo la referencia del equipo. Andrija Stipanovic, pívot del Caserta italiano, el ACB Nedzad Sinanovic, Nemanja Gordic, Elmedin Kikanovic o Edvin Bavcic serán otros nombres relevantes. El joven Nihad Djedovic, ahora jugando en Alemania, también será de la partida. Una incógnita, como casi siempre. 
La Croacia de Jasmin Repesa aún no ha hecho el corte definitivo y tiene mucho donde elegir: Luka Zoric, Roko Leni Ukic, Ante Tomic, Krunoslav Simon, Damjan Rudez, Marko Tomas, Dontaye Draper, Stanko Barac, Bojan Bogdanovic, Damir Markota… Dario Saric lo está haciendo muy bien en los partidos previos y parece que tendrá una oportunidad; otros jóvenes, como Mario Delas, Luka Babic, Mario Hezonja, Toni Prostran, Darko Planinic o Ivan Ramljak, han estado luchando por conseguir un puesto pero quizás tengan que esperar.
La República Checa de Pavel Budinsky tendrá muy difícil repetir el título que Checoslovaquia consiguió en Ginebra en 1946 o el subcampeonato que consiguió en la siguiente edición, que también organizaron ellos. De todas formas, no van a ser una perita en dulce. Parece que Jan Vesely participará, y aunque Tomas Hampl y Ondrej Balvin aún están un poco verdes, gente como David Jelinek, Pavel Pumprla y, sobre todo, Tomas Satoransky, tienen talento suficiente para aguarle la fiesta a alguno. Luchan por una plaza en el roster final veteranos como Petr Benda, Lubos Barton o Jiri Welsch, aún jugando en el Nymburk de su país.
Macedonia ha contratado a un entrenador del país organizador, el esloveno Ales Pipan, entrenandor del Olimpja Ljubljana, para intentar repetir el éxito de la última edición. En Lituania, fueron la gran sorpresa del campeonato con su cuarto puesto. Cayeron en semifinales ante España, a la postre campeón, y no consiguieron ponerle la guinda al pastel en la final de consolación, en la que Rusia se quedó con el bronce. Aún pendientes de hacer cortes, parece que Bo McCalebb, elegido como mejor base de la edición de 2011, Vlado Ilievski, Pero Antic (debutará este año en la NBA con los Atlanta Hawks) o Predrag Samardzinski volverán a ser los hombres fuertes.
Finlandia contará con un seleccionador experimentado, el finés Henrik Dettmann, con carrera en Alemania y Francia. Él ha elegido, otra vez, prácticamente a los mismos jugadores que consiguieron un digno noveno puesto en la edición de hace dos años. Han conseguido una buena generación con los Joonas Caven (canterano del Joventut), Samuel Haanpaa (jugó en Palencia y ahora había vuelto a su país), Petteri Koponen (tienen sus derechos para la NBA los Dallas Mavericks, pero parece que seguirá en el Khimky ruso), Sasu Salin (que juega, precisamente, en el Olimpja de Ljubljana), Teemu Rannikko (veterano ya, con experiencia en España, Italia, Eslovenia, Rusia…), Shawn Huff (juega en Italia, nació en Helsinki, pero su padre es americano) y el norteamericano nacionalizado Gerald Lee. Hanno Mottola, a sus 37 años, puede jugar un nuevo Eurobasket y cerrar su carrera por todo lo alto.
La Francia de Vincent Collet volverá a ser candidato al título final a pesar de las bajas. Ni Mickael Pietrus, ni Joakim Noah, ni Kevin Seraphin, por ejemplo, estarán a las órdenes de Collet. Sin embargo, los NBAs y ex NBAs volverán a ser la columna vertebral del equipo: Nando de Colo, Mickael Gelabale, Boris Diaw, Alexis Ajinca, Johan Petro y, sobre todo, Tony Parker y Nicolas Batum. Otros como Thomas Heurtel, Antoine Diot o Joffrey Lauvergne lucharán por tener peso en la rotación.
Igor Kokoskov, el entrenador ruso que se busca la vida de ayudante en los Estados Unidos y que algunos señalan como candidato principal a ser el primer europeo en entrenar en la NBA, seguirá siendo seleccionador de una Georgia que pretenderá imitar el éxito de Macedonia. El ruso aún tiene que elegir y sigue haciendo pruebas. Han ganado a Serbia este verano y la gente se ilusiona. Parece que puede jugar Ricky Hickman con ellos. Manuchar Markoishvili, Viktor Sanikidze, Giorgi Shermandini, nuevo jugador del CAI de Zaragoza y el jugador del Budivelnyk Giorgi Tsintsadze, quien ha sido de los mejores durante la preparación, serán los hombres fuertes. Tornike Shengelia y Zaza Pachulia parece que no estarán en Eslovenia.
La Alemania de Frank Menz ha caído en las apuestas hasta los últimos puestos. En parte, porque ni Dirk Nowitzki, ni Chris Kaman, ni Tim Ohlbrecht estarán en el equipo. Tibor Pleiss, Per Gunther, Robin Benzing, Lucca Staiger, Karsten Tadda, Maik Zirbes o Heiko Schaffartzik intentarán que nadie se acuerde de ellos pero pocos creen que sean capaces de lograrlo.
Lo mismo ocurre con la selección de Gran Bretaña que dirigirá Joe Prunty. Pops Mensah-Bonsu fue el último en sumarse a una lista de bajas en la que también están Luol Deng, Ben Gordon o Joel Freeland. Así, Daniel Clark y Devon Van Oostrum tendrán que asumir los galones y compartirlos con veteranos como Andrew Sullivan, Gareth Murray o Kieron Achara.
La Grecia del italiano Andrea Trinchieri puede ser uno de los equipos más fuertes a pesar de las bajas de Kostas Koufos, Dimitris Diamantidis o Nick Calathes, quien acaba de asegurarse un contrato en la NBA. A falta del corte definitivo, el flamante fichaje del Barça Kostas Papanikolaou, Georgios Printezis, Vassilis Spanoulis, Antonis Fotsis, Nikos Zisis o Kostas Vasileiadis, más un renqueante Iannis Bourousis, nuevo pívot del Real Madrid, son argumentos suficientes para disputar el título.
Israel tendrá como seleccionador a Arie Shivek, emigró a Holanda y Bélgica para entrenar, y contará con Oded Kattash como ayudante. Omri Casspi estará. Lior Eliyahu le ayudará. Parece que veteranos como Yotam Halperin, Yaniv Green, Guy Pnini, Raviv Limonad o Ido Kozikaro también formarán parte de la selección judía y Alex Tyus puede que juegue con ellos. Si Casspi y Eliyahu están inspirados pueden aspirar a superar el corte de la primera fase.
Italia estará entrenada por Simone Pianigiani. Alessandro Gentile, a sus 21 años, coge responsabilidad y ha sido uno de los mejores durante este verano. Marco Belinelli será de la partida. Igual que el nuevo NBA Luigi Datome. Pietro Aradori o Andrea Cinciarini pueden ser otros hombres fuertes que intenten minimizar las bajas de Andrea Bargnani y Danilo Gallinari. Daniel Hackett también ha renunciado. 
La Letonia de Ainars Bagatskis aún puede haber cambios, pero parece que los hombres ya están prácticamente decididos. A última hora han metido Janis Berzins, tras su gran actuación en la categoría sub20. El Bilbao Basket Dairis Bertans, junto con Kaspars Berzins, Janis Blums, Kristaps Janicenoks, Rihards Kuksiks y Armands Skele pueden ser las armas de este equipo. Mareks Mejeris, nuevo fichaje del Fuenlabrada, también tiene boletos para participar.
Lituania parte con dudas pero siempre con talento. Jonas Kazlauskas acaba de hacer un nuevo corte, pero aún tendrán que hacer más. Parece que Jonas Valanciunas, Donatas Motiejunas y Likas Kleiza si estarán. Los Lavrinovic, Darjus y Kristof, el Unicaja Mindaugas Kuzminskas o Robertas Javtokas seguirán siendo hombres fuertes.
Montenegro tiene como seleccionador a Luka Pavicevic, el base de la histórica Jugoplastika de Split donde jugaban Dino Radja, Toni Kukoc y Velimir Perasovic. El ex Utah Utes no podrá contar con Nikola Pekovic, pero parece que sí estará Nikola Vucevic, sorpresa de la temporada en la NBA. Milko Bjelica, Bojan Dubljevic, Marko Popovic y Blagota Sekulic cuentan con probabilidades de estar. Los jóvenes Nikola Ivanovic y Marko Todorovic intentan hacerse con un hueco y Taylor Rochestie hará de base. Vladimir Dasic ha hecho buenos partidos durante el verano. Nikola Mirotic renunció a jugar con España... y también con Montenegro.
El alemán Dirk Bauermann será el encargado de dirigir a Polonia. Ha reducido su equipo a doce jugadores. Maciej Lampe, Thomas Kelati, Michal Ignerski o Marcin Gortat serán los hombres importantes.
Rusia empezó la preparación sobresaltada cuando Fotis Katsikaris renunció a su recién estrenado contrato. Sonaron otros candidatos, pero, finalmente, Vasily Karasev, entrenador de Triumph Lyubertsy y padre de Serguei Karasev, quien acaba de firmar, a sus apenas veinte años, contrato con Cleveland Cavaliers, fue el elegido para substituir al griego como seleccionador. Karasev tendrá a su hijo en el equipo si pasa el último corte, para el que solo queda por hacer un descarte. A las importantes bajas de Andrei Kirilenko, Sasha Kaun, Viktor Khryapa o Timofey Mozgov, se unió hace unos días Andrei Vorontsevich, lesionado. Malas noticias para una Rusia que no ha hecho una buena preparación. Aleksey Shved se puede ver muy solo. Vitaliy Fridzon, Serguey Moyna o Dimitry Sokolov intentarán ayudar, pero a los ojos de este experto poco experto parece que éste no será el año de los rusos.
En Serbia, el veterano Dusan Ivkovic aún tiene que cortar a dos hombres, pero, quite a quien quite tendrán buenos mimbres para seguir siendo una apuesta segura. Milos Teodosic aún sigue siendo duda, pero está con el grupo. El reciente fichaje de Valencia, Vladimir Lucic, Bogdan Bogdanovic, Nemanja Bjelica, Stefan Markovic o Nenad Krstic pueden ser los puntales del equipo.  Las bajas de Dusko Savanovic, Zoran Erceg, Milan Macvan o Novica Velickovic han dejado la zona interior un poco floja.
Los anfitriones, Eslovenia, aspiran a, de una vez por todas, saber sacarle el mejor rendimiento a sus jugadores más talentosos. Bozidar Maljkovic contará con importantes bajas: no estarán ni Erazem Lorbek ni Beno Udrih ni Sasha Vujacic. Maljkovic ya ha elegido a los doce y hombres como Mirza Begic, Goran Dragic, Zoran Dragic, Bostjan Nachbar, Uros Slokar, Jaka Lakovic o Gasper Vidmar, sueñan con repetir éxitos como el de la Alemania de Svetislav Pesic en 1993.
La actual campeona, España, se presentará en Alemania con una cara nueva y mucha expectación. Por cambiar, se ha cambiado hasta de seleccionador, y el estudiantil Juan Antonio Orenga se enfrenta al reto de su vida. Su ilusión y capacidad de trabajo serán argumentos para rebajar la desilusión por las bajas de hombres tan importantes como Serge Ibaka, Felipe Reyes, Pau Gasol o Juan Carlos Navarro. Y Nikola Mirotic, claro. Vuelven veteranos como Alex Mumbrú o Germán Gabriel. José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Sergio Rodríguez, Sergio Llull y Ricky Rubio siempre son razones suficientes para confiar en las posibilidades españolas. Quizás Marc Gasol esté muy solo dentro de la zona y Víctor Claver tendrá que dar un paso adelante. Habrá que ver qué pueden aportar gente como Pablo Aguilar o Xavi Rey.
Suecia, sobre el papel la cenicienta, estará liderada por el entrenador norteamericano Bradley Scott Dean, quien también entrena al equipo belga Okapi Aalstar.Le falta hacer un descarte. Jonas Jerebko estará y será el líder de la selección. El veterano interior Joakim Khellbom y el jugador de los Charlotte Bobcats nacido en Norrkoping, Jeffery Taylor, antigua estrella de Vanderbilt, pueden ser los mejores colaboradores de Jerebko.Tendrán difícil conseguir una victoria ante rivales como Finlandia, Italia, Turquía, Grecia o Rusia, con los que compartirá Grupo D.
Por último, Bogdan Tanjevic será el seleccionador turco. El que también fuera seleccionador italiano aspira a llevar a lo más alto del Eurobasket a una Turquía que contará, en principio, con sus mejores hombres, los NBA, Hidayet Turkoglu, Omer Asik y Ersan Ilyasova. Durante los partidos amistosos de preparación, gente como Omer Onan, Ender Arslan y Oguz Savas se han convertido en piezas de gran valor. Los turcos aspiran a todo, aunque no cuenten con Enes Kanter ni, por decisión técnica, o eso parece aunque algunos no se lo creen, con un Cenk Akyol que mostró durante las finales por la liga turca su simpatía con los manifestantes del parque Gezi. 
 A falta de los descartes finales, que no pueden demorarse mucho más, parece que estamos ante un Eurobasket abierto, con muchas bajas, pero candidatos suficientes para ayudarnos a que nos olvidemos de los que no están. Si me preguntas a mí, te diré que mis favoritos serían Grecia, Turquía y España. Sin embargo, en mi vida, no he tenido ningún talento para las loterías ni las apuestas. Y menos con un deporte como el baloncesto, en el que luego, siempre aparece Milos Teodosic y te clava un triple increíble. O Vassilis Spanoulis. O Linas Kleiza. Así que, mejor, que gane el mejor y yo mejor lo dejo aquí. 


2 comentarios:

achasa dijo...

Lo aue yo no entiendo es por qué se disputa cada dos años. Normal que haya bajas.

Holden Caulfield dijo...

Pues sí, puede ser un factor. La verdad es que el calendario de baloncesto está muy apretado. Este verano yo creo que no ha habido día sin partido de selecciones, ya sea masculino, ya sea femenino, ya sea sub16, sub20 o lo que sea.