viernes, 2 de julio de 2010

Alphonse Steinés


Bien, esta historia se oirá mil veces este año, pero bueno, no puedo empezar de otra forma mi entrada sobre el Tour de Francia 2010. Y es que cuentan que hace exactamente 100 años, el por entonces patrón del Tour, Henri Desgrange, que será homenajeado este año, decidió enviar a Alphonso Steinés en busca de nuevos retos para la carrera. Y Steinés se fue hasta el Tourmalet, que por entonces era poco más que una ruta pedregosa que buscaba acercar a la gente a los balnearios. Cuentan que Steinés subió en coche, con su chófer, hasta que quedaban cuatro kilómetros para la cima. Entonces, ya impracticable el camino, Steinés se bajó y empezó a subir a pie. No apareció hasta medio día después, casi congelado. Aún así, puso un cable desde la oficina de telégrafos con un escueto mensaje que ha pasado a la historia: Atravesado Tourmalet. Muy buena ruta. Perfectamente practicable. Su mentira animó a Desgrange a incluir la cima en la cita de aquel mismo año. Y entonces le tocó a Octave Lapize pasar a la historia. El corredor francés, que moriría 7 años después como consecuencia de las heridas sufridas al ser abatido en un combate aéreo durante la Primera Guerra Mundial, ganó aquella edición del Tour y fue el primero en la cima inédita del Tourmalet. Cuando llegaba, hizo historia con otras palabras: "asesinos, son ustedes unos asesinos."
La foto de Lapize y los nombres de Steinés y Desgrange los oirés durante las próximas tres semanas más de una vez, y es que este sábado comienza la 97ª edición del Tour de Francia. Viente etapas con una solo crono larga, sin contrarreloj por equipos y un prólogo de aperitivo mañana. La ruta invita a pensar en una auténtica batalla si los ciclistas acompañan. Contador parte con ventaja por el protagonismo de las cuestas, especialmente las de los Pirineos, pero tendrá muchas emboscadas a lo largo de un recorrido que puede dejar nuevas hazañas para los libros de historia.

Y es que el Tour empieza mañana con nueve kilómetros en Holanda para piernas de esforzados rodadores pero no habrá que esperar mucho para ver espectáculo. Ya en la segunda etapa, la que termina en Spa, un recorrido mezcla de Lieja-Bastogne-Lieja y Flecha Valona puede hacer que un pequeño grupo se presente en la ciudad de las motos. Pero al día siguiente queda lo mejor. Y es que la llegada a Arenberg, con 13 kilómetros de adoquín puede ser una auténtica escabechina en palabras del propio Armstrong. Alguno perderá el Tour aquí. En la octava etapa, llega Morzine. En la novena, tras la primera jornada de descanso, llega la etapa reina de los Alpes, con la Colombiere y La Madeleine a 30 km de meta. Al día siguiente, llegamos a una meta histórica del Tour, Gap, con un momento para recordar, el Col du Noyer, aquel en el que, en el descenso, Armstrong se fue a recoger amapolas y Beloki nos dejó con el corazón en un puño mientras le veíamos llorar sobre el ardiente asfalto. Y en la 12, se llega a Mende, en una etapa rompepiernas con un final difícil que ahora lleva el nombre de un grande, Laurent Jalabert. Y entramos en el momento más importante, las cuatro etapas consecutivas en Pirineos. Para empezar, la 14ª que termina en Ax 3 Domaines tras subir antes el fuera de categoria de Pailheres. Al día siguiente, se llega a Bagneres-de-Luchon, con el fuera de categoría de Port de Balès a 21 km, pero 21 km de peligrosísimo descenso donde se anuncian caídas y descensos a tumba abierta. La siguiente, primera visita a Tourmalet en homenaje al día que Merckx hizo historia, con Peyresourde y d'Aspin al comienzo, el Tourmalet luego y un final en otra meta histórica, incluso para el ciclismo vasco, Pau. Y la última, la decisiva, con llegada a los 2115 km de altura del Tourmalet después de pasar Marie-Blanque y Soulor. Perico Delgado tendrá muchos minutos de gloria durante la retrasmisión de estas etapas. Y ya no queda nada, solo la única contrarreloj larga, 52 km en Pauillac el día antes de llegar a los Campos Elíseos.

Esto por una parte. Por la otra, los protagonistas. Y es que no serán pocos los ciclistas que contarán con protagonismo durante estas tres semanas. Astaná, llega con el gran favorito, Contador, bien secundado por Tiralongo, Vinokourov y su escolta española, Navarro, De la Fuente, Noval y Jesús Hernández. El Saxo Bank, antes de desaparecer y tiembla Bjarne Riis con el nuevo equipo luxemburgués que se anuncia para el año que viene, será uno de los grandes rivales del corredor de Pinto (para otros, de Barcarrota) con los Schleck, Cancellara, Fuglsang, Voigt y Sorensen. El tercero en discordia, los veteranos de Armstrong, el Radioshack de los Kloden, Leipheimer, Horner, Popovych o Brajkovic, favoritos para la clasificación final por equipos. El Sky de Yates con la sorpresa del año que pasado, Wiggins, más Hagen para los sprint y Flecha y Gerrans para las cabalgadas. El Liquigas con la incógnita de Basso, por veterano, y Kreuzinger, por joven. El Garmin con Farrar para los esprints, Millar para el prólogo y el maillot de líder, Vandevelde, Hesjedal, Zabriskie y sobre todo Van Summeren para la general. La FDJ con el joven Roux y los experimentados Le Mevel, Di Gregorio y Casar. En el Katusha debuta a sus 30 años casi, parece mentira, Joaquim Rodríguez. Junto a él otros dos veteranos, McEwen y Karpets para distintas cosas y Brutt para todo. En el Ag2r, varios favoritos para las sorpresas y escapadas, Nicolas Roche, Nocentini, Gadret, Elmiger o Lelay, poco conocido. El Cerveló con el gran Sastre que me temo no tendrá muchas oportunidades, más otro veterano Hushovd y Gustov o Florencio más Konovalovas para las llegadas al esprint. El Omega Pharma tendrá a Van den Broeck para la general, Dani Moreno para la montaña e intentará destacar en Bélgica con Roelandts, Aerts o Lloyd. Lo mismo que el Quick Step con sus belgas más los protagonistas de siempre, Chavanel, Barredo y Pineau. El Columbia con el de siempre para ponerse a casi 100 km por hora, Cavendish, Tony Martin para el prólogo y Monfort y Rogers para la general. El BMC con Evans, Burghardt, Hincapie o Kroon, más un Ballan que tras dos meses de vacaciones forzadas, fue exculpado de las acusaciones y volverá con rabia. El Milram destacará con Ciolek para el esprint y Gerdemann, Frohlinger y Wegmann para distintas aventuras. El Bouygues Telecom de Didier Rous tendrá al japonés de turno para los periodistas, más los de siempre, Voeckler, Fedrigo, Vogondy y Rolland. Caisse d'Epargne, ya lo sabe todo el mundo, sin Valverde, se la jugará con los de los nombres compuestos, Luis León, José Joaquín y José Iván serán los protagonistas, más el veteranísimo Moreau. Cofidis, con Taaramae, Moinard o Dumoulin. Rabobank con dos ases en la manga, Menchov y Gesink, más los talentosos Boom, Freire y Juanma Gárate. El Lampre del impredecible Cunego, más el joven Spilak y su cuadrilla para el esprint con Petacchi, Bole, Lorenzetto y Hondo. El Footon de Matxin, que nunca se rinde, con la esperanza Capecchi más tres vascos bregadores como Aitor Pérez Arrieta, Iban Mayoz y Arkaitz Durán.

Para el final, el Euskaltel. La buena mano de los hermanos González de Galdeano ha dejado un puñado de victorias ilusionantes al principio de temporada. Pero a parte de las victorias, destaca la capacidad de lucha y la presencia en carretera del equipo. Sin duda, este año el equipo se presenta con el mismo espíritu. Apuesto a que Rubén Pérez, Alan Pérez, Txurruka, Verdugo y Egoi Martínez pasarán más tiempo en escapadas que en el pelotón. Quizás este sea, por fin, el año de Egoi, y que no se cruce con Gerrans, por favor. Velasco e Isasi trabajarán para Samuel Sánchez y Oroz seguro que tiene oportunidad de mostrar su clase como rodador. Sinceramente, si Bélgica se pasa bien, creo que Samuel puede estar entre los diez primeros y eso sería un gran éxito. La etapa de Luchon puede ser su gran oportunidad para darle la victoria al equipo, que parte, según han confesado, con ese objetivo. Ojalá se consiga y ojalá veamos un buen espectáculo de ciclismo. Los aficionados se reunirán a lo largo del todo recorrido, pero especialmente en Pirineos, con un Tourmalet que seguro que deja imágenes grandiosas para los aficionados al ciclismo. Yo solo deseo que ninguna noticia ajena al puro deporte manche esta edición, que disfrutemos con las pedaladas de los corredores y que los lectores de este blog no me manden a tomar por ... cuando vean lo larga que es esta entrada. Pensad que más me ha costado a mí escribirla, son casi las cinco y la tormenta que se acaba de desatar me está diciendo que es mejor dejarlo aquí. Por cierto, voy a hacer la misma porra que hice con la Vuelta al País Vasco, esperemos que participe más gente, que, aunque no hay premio, no cuesta nada, ostias.

5 comentarios:

Mitxel dijo...

Ese HC!!! Pues yo ya he votado, aunque no es lo que verdaderamente pienso pero... Me ha gustado esta entrada y no me ha parecido larga ni mucho menos, que estás hablando del Tour, chaval!!! A ver si este martes el amigo Cancellara nos vuelve a dar un espectáculo.
Un saludo.

Holden Caulfield dijo...

Gracias, tío. Tú siempre fiel. Tu amigo Cancellara ya ha empezado a dar espectáculo. No sé si dará más, si irá en moto o no, pero es acojonante como pedalea el cabrón de él.

Ricky dijo...

My vote for Alberto Contador!!

PD: Iba a votar a Armstrong, pero me parecía mucha provocación...

Holden Caulfield dijo...

Jaja. Aquí hay democracia, Ricky, y pocos votos, uno para Armstrong tampoco habría estado mal.

Ricky dijo...

Tienes razón coño. Lo acabo de cambiar.

Go Lance Go!!!

:-D