jueves, 26 de mayo de 2011

Mike Miller


Con su gozo en un pozo se han quedado nuestros aficionados a los Bulls. Otro año será, Thibodeau solo necesita, quizás, digo yo, un par de retoques para que Derrick Rose tenga un equipo campeón. El año que viene, si Rose sigue mejorando, seguro que estarán ahí. ¿Vale como consuelo?
El caso es que los que intentarán chafarle la fiesta a Dirk Nowitzki (en realidad creo que es al revés) será el tridente mágico, los favoritos desde el comienzo, el triple tirabuzón por el que apostaron los dirigentes de los Miami Heat. Sin ir más lejos, en el último partido, que terminó con un tanteo final de 80 para los Bulls y 83 para los Heat, los de Florida consiguieron 69 de sus 83 puntos de la mano de Lebron James, Dwayne Wade y Chris Bosh. Por si fuera poco, los tres también consiguieron más de la mitad de los rebotes y las asistencias de su equipo. Erik Spoelstra, que, al final, aguantó toda la temporada, no se tiene que comer mucho la cabeza para gestionar a su equipo.
Pero de los 14 puntos que quedaron libres, 7 los consiguió Mike Miller. Un veterano alero al que todo el mundo conoce ya y que lleva bajando su rendimiento estas últimas temporadas lastrado por las lesiones. Precisamente esta temporada, según reveló su entrenador hace unos días, lleva jugando gran parte de los partidos con un tendón del pulgar de su mano izquierda roto.
Y ahí no termina su compromiso. El alero de 31 años y 2'03, que empezó jugando allí por Orlando en el año 2000 y tuvo sus mejores años en los Grizzlies antes de pasar por tres equipos distintos, Wolves, Wizards y Heats, en los últimos tres años, ha renunciado a perderse estos partidos a pesar de que su hija recién nacida permanece en la UCI después de ciertas complicaciones durante el parto. Según Miller, no podía dejar tirados a sus compañeros en estos momentos.
El martes empezará la final. Por un lado, un buen equipo, con mucho fondo de banquillo, armado de veteranos y jóvenes ambrientos, por otro, tres de los mejores jugadores de la última década, aunando esfuerzos para confirmar las expectativas. Veremos que pasa. Rose se tendrá que conformar con ser el MVP.

5 comentarios:

achasa dijo...

Go Bulls, go!!!
Vaya bajón, aunque esperado. Me habría quedado más contento con una eliminatoria perdida por 4-3. No creo que los Heat sean tan superiores, pero bueno. No he visto a los Bulls como en eliminatorias anteriores. Comentarios como los de Rose sobre el dopaje o el de Noah a un espectador, han podido desequilibrar. También es verdad que los Heat simplemente serán mejores. Punto. Ahora a apoyar al alemán y a volver a llevarme otro disgustillo, porque creo que la liga se va para Miami.

Holden Caulfield dijo...

Puede, pero yo confío en que por fin llegue el momento de Nowitzki. Creo que es la gran oportunidad de Cuban lo celebre con unos cuantos cubantas. Lo sé, el chiste es malo.

Ricky dijo...

Buenas!!

Pues yo también iba con los Bulls la verdad. Ahora espero que gane Dallas, aunque más que por Nowitzki, por Jason Kidd, que ya es hora de que se lleve un anillo!! 38 años que tiene el hombre!!

Holden, ¿por qué no montas una bolilla? En plan apostar por el resultado: 4-1, 4-2, 3-4, etc...

Holden Caulfield dijo...

Ya se acabó tu excel y hay ganas de bolilla, ¿eh? No es lo mío, tío. Seguro que no sé hacerlo. Me saldría muy amateur, además, soy malo de cojones para apostar, ya lo sabes tú bien. Pero bueno, me lo pensaré.

Ricky dijo...

Bueno, no pido tanto como un Excel... más bien me refería a una de esas que sueles meter en el propio blog...

Vete diciéndole a Mitxel que el año que viene contamos con él eh!

Vega tío. Buen finde!