sábado, 16 de julio de 2011

Eduardo Hernández Sonseca


Tiene que ser jodido ser tan alto, ¿que no? ¿Cómo se pasa desapercibido? Si estás en una cancha de baloncesto es cojonudo, más cerca del aro. Pero, ¿en el recinto de txoznas? ¡Se tenía que agachar para pedir! No sé lo que pidió, por cierto, pero me acordé de fiestas de Bilbao cuando Fred Weis parecía un rascacielos en medio de un bosque de cabezas. Tiene que ser jodido despuntar en un mar estándar.
Sí, ayer fuimos hasta Santurtzi para ver a Los Planetas que nos tocaron, al final, la canción de Gaizka Mendieta, como decía el otro, adornada con imágenes de los goles que le han servido al Granada de Fabri y Quique Pina para subir a primera división.
Y nos tomamos nuestros katxis en la Sotera, donde los remeros de Santurtzi se visten de morado.
Y, sí, por allí apareció un Eduardo Hernández Sonseca que no podía, ni podrá nunca, pasar desapercibido. 2'12 de presencia arancetana para ponerle gloria a las fiestas patronales. Quien no miraba, apuntaba, quien no, hacía chistes fáciles, pero Sonseca, a lo suyo, se agachaba para hablar con sus amigas.
La temporada que viene no estará en Bilbao, pero se ve que ha hecho amistades en la provincia. Me alegro. Y me alegro de irme antes que los demás y disfrutar de un apasionante viaje en el taxi del sociólogo del ocio juvenil, mejor que quedarme a ver como seguían saliendo los katxis de cerveza de dos en dos.
Si no, me parecé que hoy Plateau de Beille lo iba a ver en braille. Toma chiste y rima fácil y mala.

2 comentarios:

Ricky dijo...

Jo, la verdad es que es muy grande y llamaba mucho la atención.

Un saludo Holden.

PD: Katxis de cerveza de dos en dos? Qué gentuza por favor!!

Holden Caulfield dijo...

PD: Son buena gente, hay que comprenderles, hacía mucha caló.