lunes, 1 de abril de 2013

Kevin Ware



Estaba fácil elegir el nombre esta vez. Si no lo habéis visto, buscaros la vida para lograr las imágenes o el vídeo, porque yo no voy a caer en el morbo aunque no sea morbo y sea solo información. La noticia es sencilla, Kevin Ware es un escolta que juega para Louisville. Saliendo desde el banquillo, llevaba una temporada regular, con medias de dieciseis minutos y 4.5 puntos por partido. Su nombre ha alcanzado relevancia internacional de la manera más desagradable. En un momento del partido que les enfrentaba ante Duke, jugándose el pase a la final four, Ware intentó taponar un triple de Tyler Thornton y en la caída se produjo una lesión escalofriante. Las imágenes en las que su hueso sobresale mientras la mitad de su pierna cuelga, han dado la vuelta al mundo. Al igual que las crónicas sobre el sufrimiento de sus compañeros y las palabras que les dedicó mientras se lo llevaban en camilla, pidiéndoles que ganaran el partido por él. Tras dos horas de operación, Kevin Ware tiene ahora en su pierna una vara de metal que muy probablemente le de problemas al pasar por el detector de metales del aeropuerto cuando vuelva a casa.
Por cierto, sus compañeros cumplieron. Los chicos de Rick Pitino barrieron a Duke, verdugos de Creighton, y Louisville es uno de los cuatro mejores equipos de la nación en la temporada 2012-2013. Junto a ellos, viajarán a Atlanta Michigan, Syracuse y la sorpresa de la temporada, los compañeros de conferencia de Creighton, a los que los de Omaha derrotaron en la final, Wichita State
Antes de derrotar a Duke, Louisville tuvo que eliminar a North Carolina A&T, Colorado State y Oregon, que fue el único que opuso algo de resistencia. Los de Pitino basan su juego en la inspiración de Russ Smith, uno de los hombres más fuertes de esta temporada. Russdiculous no para durante todo el partido. Es uno de los jugadores más populares de la NCAA. Capaz de lo mejor y de lo peor, es mejor penetrando que tirando, y él solo puede anotar la mitad de los puntos de un equipo que, como casi todos los que entrena Pitino, se ha convertido en una máquina de defender. En su inspiración basará Louisville su apuesta por el título. Ni Rasheed Sulaimon ni Quinn Cook ni Seth Curry pudieron detenerle en el duelo de la ronda que los americanos llaman Elite Eight.
Louisville se enfrentará en ese último paso antes de la gran final a los grandes triunfadores del año, los Shockers de Gregg Marshall. Wichita State se había pasado la temporada al rebufo de Creighton. Aparentemente. Parecía que Doug McDermott y los suyos les asestaron un fuerte golpe al ganarles el último partido de la liga regular y la final por el título de la MVC, pero los Shockers han hecho honor a su nombre y han tomado el relevo de Butler, superando a Florida Gulf Coast esta misma temporada. Wichita State, ya lo dijimos durante la temporada, basa su calidad en el equilibrio que aportan varios hombres, titulares y suplentes. Su recorrido por el bracket final de la NCAA ha dejado como víctimas a universidades que partían por encima de ellos en las predicciones: Pittsburgh, Gonzaga, LaSalle y Ohio State. A Pittsburgh los ganaron con una diferencia de 19 puntos, gracias al gran partido de Malcolm Armstead y de Cleanthony Early. Carl Hall aporto lo que faltaba para que el juego interior reforzara el potencial del equipo. En la siguiente ronda, se encontraron con Gonzaga, primeros favoritos por su parte del cuadro, a los que derrotaron en un apretado partido. Nada pudo hacer Kelly Olynyk ante el juego colectivo de los Shockers. Esta vez, Armstead estuvo más comedido que en otras ocasiones, pero jugadores como Carl Hall, Ron Baker, Tekele Cotton o Fred Van Vleet se unieron a Cleanthony Early para derrotar a los Bulldogs. El 14 de 28 en triples fue una losa para la Gonzaga de Mark Few. Se presentaron así en el Sweet Sixteen con una oportunidad única de avanzar, al tener de rivales a un equipo asequible, como LaSalle, aunque estos habían eleminiado ya a Kansas State y a Ole Miss. Los de Gregg Marshall aprovecharon la oportunidad y ganaron el partido gracias al gran partido de tres titulares, Carl Hall, Malcolm Armstead y Ron Baker. Pero no tenían suficiente con eso, y se ventilaron a uno de los grandes favoritos, los Buckeyes de Ohio State donde Deshaun Thomas se quedó con un palmo de narices a pesar de su gran partido. Pocos puntos, muchos triples, canastas repartidas y buen partido desde el banquillo de Fred Van Vleet y de Carl Hall en defensa que se fue hasta los seis tapones. 
Michigan y Syracuse jugarán la otra semifinal. Por el camino se han quedado Kansas, Miami y Florida, grandes favoritos, pero sobre todo Indiana. Todo el mundo confiaba en que los hoosiers estuvieran en la Final Four, pero Syracuse se encargó de que no fuera así. Jim Boenheim sigue engrandeciendo su leyenda y antes de eleminar a Indiana, se cargaron a Montana y California. Para clasificarse para la Final Four, fue Marquette la víctima. A Montana le dieron una paliza histórica (81-34) con un gran Brandon Triche y un trabajador DaJuan Coleman. California opuso más resistencia, en parte por el gran partido de Richard Solomon (22 puntos y 14 rebotes) pero el rendimiento de James Southerland (gran partido tanto en ataque como en defensa), C.J. Fair, Michael Carter-Williams y el pivot suplente Baye Keita fue suficiente para superar la resistencia de los californianos. Una gran defensa ante Indiana, a los que dejaron en 50 puntos (el registro más bajo de la temporada para los hoosiers) ayudó para que Boenheim y los suyos dieran la sorpresa. Victor Oladipo no pudo hacer lo suficiente para contrarrestar el gran partido de Michael Carter-Williams, bien acompañado por Brandon Triche y el hombre interior C.J. Fair. De nuevo una gran defensa (resultado final: 55-39) les dio la victoria ante Marquette y la clasificación para la final four. Los Golden Eagles de Marquette se quedaron en un 22.6% en tiros de campo. Dos hombres, Vander Blue y Davante Gardner metieron 28 de los 39 puntos de su equipo. Por los Orange, los mejores fueron los mimos del partido anterior, C.J. Fair y Michael Carter-Williams junto con un James Southerland que se lució ante los hombres de Tom Crean. 
Buscarán la gran final ante la Michigan de John Beilein. Gran éxito del ex entrenador de West Virginia que ha metido en lo más alto a los Wolverines por primera vez en 20 años. Han eliminado a South Dakota State, Virginia Commonwealth, Kansas y Florida. Nik Stauskas y Trey Burke, un completo jugador, están siendo los mejores hombres de un equipo donde también destaca el hijo de Tim Hardaway, Tim Hardaway Jr. Mitch McGary y Glenn Robinson III completan el quintento y forman una gran pareja interior. Mitch McGary anota y rebotea con facilidad y Glenn Robinson es también hijo de famoso, esta vez de Glenn Robinson, ex de los Spurs, Bucks, Sixers y Hawks que fue la primera elección del draft del 1994 tras sus grandes años de baloncesto universitario en Purdue. 
Así pues, los Shockers de Wichita State con Clearanthony Early y Malcolm Armstead, la Louisville de Russ Smith con Kevin Ware como motivación, la Syracuse de Michael Carter-Williams y C.J. Fair o los Wolverines de Michigan con Mitch McGary y Trey Burke. Solo dos estarán el 8 de Abril en la gran final de Atlanta. Os lo contaremos. Mientras tanto, damos paso al ciclismo. Y, ya sabéis, si queréis ver las imágenes, urgad en internet y prepararos para aguantar las náuseas. Ánimo con la recuperación para Kevin Ware.

3 comentarios:

achasa dijo...

No he tenido valor de ver el vídeo. Dios santo!
PD: Y mientras Peter Sagan tocando traseros!!!

Holden Caulfield dijo...

Es que es un poco travieso el checo, es como un hobbit juguetón, le van a llamar Samsaganz.

Holden Caulfield dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.