lunes, 9 de julio de 2012

Thibaut Pinot



A mí por lo menos, me ha sorprendido. Que aún no había hablado del Tour en esta edición de 2012. Dónde quedan ya los años en los que hasta hacía una entrada prólogo analizando los equipos que participaban y todo. Ya, no. Este año ni prólogo ni contrarreloj por equipos. ¿Por qué? Por nada en especial. Ver, he visto todas las etapas, y participo en la porra de bttzaleak y podría haber escrito la entrada prólogo si quisiera, pero no. He estado perezoso hasta hoy, justo cuando Bradley Wiggins acaba de pasar por el primer puesto cronometrado y confirma que reviviremos el dueto Froome-Wiggins que ya vimos en la Vuelta. ¿Con igual resultado? Pues, no lo sé.
Por ahora, el Tour se ha mostrado peligroso y desmoralizante. Sobre todo para los que han tenido que volver pronto en casa. En otras palabras, para Euskaltel-Euskadi. A falta de dos semanas, quedarte sin cuatro corredores, entre ellos tu líder, tiene que quitarte las ganas de firmar en el control de firmas al día siguiente. Y no son los únicos, porque, si el Tour ya salía sin Andy Schleck o Alberto Contador, peor estamos una semana más tarde que, entre caídas y más caídas, se han tenido que retirar gente tan importante como Ryder Hesjedal, Hubert Dupont, Mikel Astarloza, Wouter Poels, Óscar Freire y Samuel Sánchez. Lo de Samu duele, y duele que le hayan tenido que acompañar Astarloza, Verdugo y Txurruka, quien estos días daba una entrevista y confesaba su desesperación ante tanta rotura de clavícula. Pero Dupont, Hesjedal y Poels a buen seguro que también habrían sido protagonistas en montaña. Poels estaba en mi porra, joder. Ya no correrá ninguno, y Tony Martin y Luis León Sánchez han estado remontando todo el Tour. Y Tyler Farrar casi pierde los nervios. Y a Mark Cavendish aún le duele el culo. Y Franck Schleck, Bauke Mollema o Robert Gesink ya se han despedido de sus ambiciones clasificatorias, aunque siguen corriendo. No es poco. En realidad, es demasiado. Algunos andan buscándole razonamientos, sin encontrarlos del todo. Hoy leía que Freire le adjudica la causa a los pinganillos, y Thomas Voeckler coincide con él. El mismo Freire añade que los jóvenes "no respetan nada" (as.com) como otra explicación alternativa, y en parte parecía darle la razón Alejandro Valverde cuando decía que todo el mundo parecía correr como si fuera a ganar el Tour. En una encuesta que aún está abierta en la versión digital de TVE los votantes optan por culpar a la organización y sus recorridos. En general, todo el mundo recurre a la mala suerte cuando tiene que opinar de primeras. ¿Mala suerte, recorridos, pinganillos, actitud? Pues, no lo sé, ni sé si se puede, o se debe, buscar una solución, pero, la verdad es que, aunque forme parte de la carrera igual que lo hacen las rampas y los esprints, no puedo evitar calificar de desesperante ver cómo un tío se tiene que ir para casa dos semanas antes después de caerse a 100 kilómetros de meta en una caída en el pelotón. 
Por lo demás, parece confirmarse que esto será una batalla de Wiggins contra aquel que quiera o pueda ser su rival. Puede que lo sea su propio compañero, Froome, o aún Evans, que parece estar desinflándose en la contrarreloj. Menchov, Nibali y un gran veterano como Zubeldia, parecen estar un peldaño por debajo. Lo mejor de lo que ha ido pasando hasta ahora queda para un Peter Sagan que se destaca ya como un talento natural en el mundo del ciclismo, y para la alegría francesa del año, Thibaut Pinot, que ayer dio todo un recital para estrenar su carrera profesional. 
Por cierto, esto ya ha corrido por las redes, Perico dice que lo ha retwitteado y nuestro organizador de porras particular y bloguero jefe de bttzaleak ya lo colgó, pero para cerrar esta entrada me queda de vicio, así que me despido con Peter Sagan haciendo el caballito:

3 comentarios:

bttzaleak dijo...

Mucha caída, mucha sorpresa, mucha promesa... y llevamos una semana de Tour, una mezcla de sentimientos. Pero la porra como el Tour siguen adelante. Un saludo

achasa dijo...

La porra... para porra-zo el mío. Qué desastre!!! Pero cómo lo hago tan mal? Dios santo!
Un saludo!

PD; Por cierto, buen trabajo Bttzaleak

Holden Caulfield dijo...

Yo no lo hago tan mal, pero me despido de la victoria final, seguro. Se lo llevará alguno de los cinco primeros y el supporter de Cancellara tiene muchas papeletas. Sí, buen trabajo!!