martes, 7 de junio de 2011

Oscar Pujol


El luchador corredor de Tarrasa, formado como ciclista en Castilla y León ha ocupado hoy la última posición, la 175, en la línea de llegada de la segunda etapa en línea de la Dauphinè Liberè. El corredor del Omega Pharma, ex del Cerveló, ha llegado a más de siete minutos del vencedor final, el que dicen que será el nuevo Erik Zabel, el rápido corredor alemán, del que ya hablamos en este blog, John Degenkolb. A sus 21 años, y en su primera temporada en la élite, el corredor de Gera ya lleva cinco victorias en la temporada: etapas en Vuelta al Algarve, Vuelta a Baviera, Driedaagse van West-Vlaaderen y el Gran Premio de Fráncfort, además de la etapa de la Dauphinè Liberè que ha ganado hoy.
Pero lo mejor de esta segunda etapa en línea de la edición 2011 de la Dauphinè Liberè es que Crónica Deportiva Sentimental ha estrenado enviado especial a una carrera internacional. A media tarde, recibíamos por medio de una llamada telefónica, la crónica de nuestro enviado especial. Nuestro amigo el de las Asics nos ha transmitido desde el mismo Lyon su decepción por un final de etapa que no ha respondido a las expectativas creadas. Ambos hemos coincidido en la suavidad de la última subida, con curvas anchas y una pendiente salvable, en la que Thomas Voeckler no ha logrado romper el pelotón. Cuando ya se cantaba la victoria de Samuel Dumoulin, el joven talento alemán se ha impuesto con solvencia y, como bien señalaba nuestro enviado especial, ha dejado claro que la subida no era tan exigente como se preveía. Según nos contaba, nuestro enviado desconocía esa parte de Lyon, ciudad en la que reside por motivos laborales, pero esperaba una parte final más dura. Según nuestro enviado, el grueso del público se reunía en los últimos cien metros, pero el ambiente era festivo y caluroso.
Al finalizar la carrera, nuestro amigo el de las Asics ha intentado pulsar los ánimos de los equipos más cercanos a nuestra tierra y ha visitado el autobús del Euskaltel-Euskadi para charlar animadamente con uno de los auxiliares del equipo vasco, que le ha hecho ver el talante trabajador y de prueba con el que llega el equipo vasco a esta exigente prueba del calendario internacional. Después, se ha dirigido al autobús del Movistar, donde ha tenido la oportunidad de hablar con nuestro paisano David López, quien aún no está seguro de confirmar su participación en el próximo Tour, según ha podido averiguar nuestro periodista accidental.
Por último, un pequeño tirón de orejas para el conductor del coche del Europcar, al que no le debieron enseñar muy bien a usar el retrovisor cuando da marcha atrás.
Y muchas gracias por su trabajo a nuestro enviado especial que, quién sabe, quizás durante el próximo Tour de Francia pueda hacernos las mismas labores cuando la carrera francesa se acerque hasta Grenoble.
La foto para la segunda ciudad francesa que ha tenido a bien acoger a nuestro periodista accidental.

6 comentarios:

achasa dijo...

Me cago en el conductor del coche del Europcar. Tan tranquilo que estaba yo cuando, sin comerlo ni beberlo, recibo un golpe en la cadera que casi me tira al suelo. Su p..., vaya susto. O no tiene retrovisor, o no tiene claxon o no tiene perdón. En fín.
Muy simpático el auxiliar del Euskaltel, que me regaló un botellín repleto de sales minerales. Así como David López que tuvo el gesto de detenerse en su camino al coche.
El final de etapa, nada; lejos de lo esperado. Una rampita. Ya me lo dijo el auxiliar: "Cuando subí con el autobus ya vi que no era gran cosa". Creo que hay otros sitios más complicados para acceder a ese barrio de Lyon, pero han elegido el acceso más directo y menos complicado para la gestión del tráfico de la ciudad. O, por lo menos, eso es lo yo creo.
Poco más, la organización, corriente, al nivel de una carrera como la Vuelta al País Vasco. La afición, normal, los habituales curiosos y aficonados al ciclismo que hay en todas las ciudades. Nada excepcional.
El 23 de julio es la etapa en Grenoble del Tour. Espero poder estar ya que una ciudad con salida y llegada te permite está más cerca de todos los ciclistas. Os contaré.
Álvaro.

Holden Caulfield dijo...

El año que viene te enviamos al campeonato en ruta de Zimbabue

Ricky dijo...

Ey, qué guay la entrada!! Enhorabuena al redactor y al enviado especial.

Además, el nuevo corresponsal bien puede ahora redactar las crónicas en su nuevo juguetito :-)

Seguro que a Emi le hace ilusión lo de David López cuando lo lea...

Un saludo a todos!

achasa dijo...

Por cierto,
la foto está centrada en el "Vieux Lyon", el viejo Lyon, Patrimonio de la Humanidad. En el ángulo izquierdo apenas se vislumbra la Basílica de Fourvière. El río que se ve es la Shaone, uno de los dos que hay en la ciudad. Y el barrio en el que acabó la etapa también se ve, pero mal; así que nada, no os aburro más.
La próxima vez hago videoconferencia.
Álvaro.

Emi dijo...

Joe...no sabía lo del bus Álvaro, casi te chafa la carrera del domingo....jejejj!! Es lo que tiene la vida del paparazzi...

Sí que me hizo ilusión sí, ayer me llegó el "artículo especial" del enviado en cuestión con la primicia y de cómo se "avalanzó" sobre él... ;-)

Como crece el blog eh Holden, ya te da para tener corresponsales y todo....Lyon, Russia...

Saludos.

Holden Caulfield dijo...

Y en la próxima entrada, que escribiré entre hoy y mañana, hay más sorpresas.