viernes, 17 de junio de 2011

Paco Vázquez



Se acabó. Nos lo hemos pasado bien, ¿verdad? Las semifinales contra el Real Madrid fueron el momento más intenso de esta temporada. La final, si soy sincero, fue una agonía que, afortunadamente, terminó pronto. Quizás esté siendo muy trágico, pero, dejando polémicas arbitrales a un lado, poco fructíferas y sin mucho fundamento, la diferencia entre ambos equipos era tan palpable que no quedaba mucho más que resistir con dignidad.
La temporada del Bilbao Basket invita a usar calificativos proclives al entusiasmo menos objetivo, pero quién se va a resistir después de tantos años de historia gris y llena de altibajos. No creo que sea el momento de poner los peros, o quizás sí, pero solo para mejorar, de manera crítica pero constructiva, y de mano de otras personas mucho más adecuadas que la persona que escribe este blog.
En mi opinión, el crecimiento de este club da vértigo. Sinceramente, creo que la final ha llegado demasiado pronto, pero bienvenida sea para que el club no muera de éxito y reflexione con cordura sobre lo que ha hecho bien y lo que aún tiene que hacer mejor.
El mercado se ha puesto en funcionamiento a una velocidad tan de vértigo como el crecimiento del club. Ya se habla de Raúl López, ya se ha firmado la renovación de Mumbrú, se anuncia la marcha de Paco Vázquez, las probables de Edu Hernández Sonseca y Chris Warren y se afanan los periodistas por proclamar que el equipo mantendrá el bloque y la curva ascendente. Ojalá sea así.
Yo, que iba de vez en cuando a La Casilla cuando el propietario de este club ejercía de speaker, no puedo más que intentar mantenerme a un paso de distancia para no dejarme llevar por la pasión. Se habla de que la Federación, o la ACB, la verdad es que no he prestado mucha atención, se apresta a proponer un cupo de jugadores de cantera. Es difícil, lo sé, pero siempre he sentido que ése es uno de los pies de los que cojea este proyecto. Creo que en Bilbao y en Vizcaya hay gente de baloncesto, veterana o no, con la suficiente reputación para encabezar un proyecto de promoción del baloncesto vizcaíno de cantera, comprometiendo a clubes históricos y colegios que llevan años trabajando en este sentido. Es un poco utópico y sentimental, pero aunque no se alcanzaran niveles de éxito remarcables, siempre es positivo trabajar en pro de la cantera, porque el deporte es una saludable herramienta educativa.
En lo que concierne la gestión, tanto económica como deportiva, creo que el club sabrá sacarle rendimiento a un acontecimiento tan atractivo como la disputa de la máxima competición europea a la que, por cierto, el club está muy cerca de acceder de manera directa, salvo sorpresas, ya que, desgraciadamente para algún seguidor de este blog, JR Holden y Trajan Langdon cerraron sus carreras deportivas con el broche de oro del título en la Liga rusa, a pesar del buen papel del Khimky. Además, Montespaschi y Ulker lideran las finales de la liga italiana y turca, con lo que parece muy probable que se de la carambola que varios periodistas especializados explicaron como necesaria para que Bilbao Basket accediera a la ronda de grupos de manera directa.
Por último, queda lo del efecto Miribilla, que acuñó Paco Vázquez, quien, si no se retira y sigue jugando, aún ampliará más sus números para pasar a la historia de la ACB, donde suma ya más de 500 partidos y 3000 puntos, pero que, se retire o no, ya habrá labrado un hueco en la historia del club bilbaíno, aunque sea por ponerle nombre al despertar de la afición vizcaína por el baloncesto. Porque, los que leen este blog, ya saben que yo no acostumbro a ser muy entusiasta, y los que me conocen aún más, saben que tengo mis recelos sobre la masa social de este club, recelos equivocados, probablemente, pero no sería oportuno negar la evidencia. La repercusión del club se ha multiplicado durante esta fase final, y aunque sea accidental, ser ha sido, y como tal, no se puede más que valorar de manera positiva. Son once años de historia para el equipo, y el vínculo, aún frágil, se está costruyendo, y lo que se vio en Miribilla durante los partidos de semifinales y final, no deja de ser esperanzador.
Y prácticamente, se acabó la temporada de baloncesto. Ahora, quedan las ligas de verano, el mercado de fichajes y el EuroBasket de Lituania que no empezará hasta el 31 de Agosto. Mientras tanto, cada uno a disfrutar del sabor de boca que le dejó el año.

4 comentarios:

Lench dijo...

Hola, Holden Caulfield! Hola a todos!
Viví la semana sobrecargada de baloncesto (5 partidos, los 4 de ellos en vivo en la grada) y, desgraciadamente, ambos mis favoritos perdieron. La derrota del Bilbao Basket no parece sobrenatural, pero me quedó la sensación que los árbitros les “robaron” un poco a los hombres de negro en los últimos minutos en Miribilla cuando pitaron a favor del Barça unas situaciones inunívocas. El BBB mereció el arbitraje un poquito más casero, no habría sido ninguno “mauvais ton” baloncestístico. O por lo menos el arbitraje imparcial. Me da pena que ocurriera así. El final del partido más intenso, con opciones para los locales, lo mereció sobre todo la afición bilbaína, sin duda mejor afición de la temporada.
Pero en todo caso los hombres de negro realizaron una temporada sobresaliente. Sin campaña europea se notaron más frescos en el tramo final de la liga y demostraron su mejor juego en el momento crucial de la temporada. Cuando el equipo lucha en dos frentes mantener el estado necesario, físico y emocional, es más complicado.

Enhorabuena al BBB por su primera Euroliga! Viví el primer partido de Euroliga con el Khimki hace dos años y nunca lo olvidaré. Fue el partido ante mi Real Madrid destripado por Messina en la pretemporada. Hasta el arranque de aquel partido no podía decidir con qué equipo irme. En la grada de la afición visitante me esperaba mi novio que es uno de los fundadores de la peña madridista rusa. Decidí ver sola en mi puesto abonado ese duelo desgarrador para mí. Y el propio partido lo ganó el Khimki tras una prórroga! No sé cómo lo sobreviví. Con mi novio no hablábamos casi un mes despues de todo ello por “mi horrorosa traición”. Lo que sí recuerdo muy bien es el ambiente de gran fiesta deportiva antes del partido y el entusiasmo común en el pabellón. Ya me imagino el futuro fiestazo en Miribilla! Lo único deseo mío es que el primer rival del BBB no sea el Khimki. Pero si Bertomeu colocará al Khimki en la fase de cualificación entonces ¡ojalá que se clasifique el Khimki! estoy de acuerdo con cualquier grupo y cualquier rival. De momento su destino europeo depende de la decisión sobre el puesto fallado por el Lottomatica Roma.
http://www.in-the-game.org/?page_id=13012
El tema de los cupos para los canteranos pone a los clubes en un estado muy desigual. Los motivos como siempre son muy positivos y merecen una aprobación. Pero ¿cómo desarrollar los proyectos nuevos en este caso? Es que los canteranos de nivel necesario no crecen como las setas...

Lench dijo...

Y un par de palabras sobre la final de la liga rusa CSKA-Khimki. El primer juego de la serie lo ganó el Khimki a domicilio! Y lo hicieron de manera espectacular. El segundo juego fue marcado por árbitros como protagonistas. Se pareció algo al tercer juego de la final española. Durante todo ese encuentro los árbitros permitieron mucho contacto a los jugadores pero en los últimos minutos, cuando el Khimki se acercaron por 3 puntos y recuperaron la posesión les pitaron la falta en ataque muy dudosa y luego fijaron otra falta dudosa cuando Shved lanzaba el triple. Desquitar tras ello ya los 5 puntos durante un minuto resultó imposible. Perdió el Khimki el tercer juego ya en casa y “merecidamente”. En el cuarto juego los del Khimki se vieron mucho mejor pero otra vez aparecieron los árbitros que pitaron cada toque a los locales. Así ya al descanso el Khimki salió con las 4 faltas personales de Fridzón, las 3 de Planinic. Al inicio del tercer cuarto expulsaron a Papadopoulos y a Sokolov por la pelea. En la segunda parte cuando el Khimki otra vez se acercó al CSKA en el marcador otra vez se le pusieron a pitar las faltas dudosas. Así no, así no…La opinión pública independiente sobre la final es que a liga rusa le quitaros el momento de la verdad, el quinto juego final. En este caso no se trata de un sabor de boca sino de la sensación de hambre, de falsificación y de insatisfacción.
Me entero que mi opinión es muy parcial, pero los artículos de prensa hablan de lo mismo que es muy poco consuelo, de verdad.

PD: el visitante español misterioso en Khimki fue Germán Gabriel. A mi modo de ver un pedazo de jugador. Su mejor temporada (si apreciar las estadísticas personales de toda su carrera) fue precisamente en el Bilbao y ahora el BBB necesita a un pívot y sería mejor que sea español...
En cuanto a Raül López es bastante probable que el Khimki le proponga ampliar su contrato. El equipo dirigido por él juega muy bien, de estilo variado y creativo. Raül controla bien el juego en los momentos decisivos, gracias a ello el equipo sacó varias victorias en esta temporada, La única tacha de Raül es su físico pero él sabe recompensarlo con sus muchísimas virtudes. No me sorprende si Kurt le salva para la próxima temporada. Pero al mismo tiempo si el siguiente club de Raül será el Bilbao Basket estaré también contenta :-)
Un saludo de Moscú.

Holden Caulfield dijo...

Lench, como siempre, gracias por tus comentarios. Los detalles sobre la liga rusa son impagables. Sobre Germán Gabriel. Lo veo difícil, aunque quién sabe con los cupos. Hizo una gran temporada en Bilbao, pero creo que lo que necesita el BBB es un 5 más puro y alto. Si Raúl quiere volver a España, el BBB será casi fijo su destino, y yo también opino que sería un buen fichaje para Bilbao. La Euroliga será toda una ilusión para la afición y seguro que el equipo hace un papel digno. Ojalá que nos toque con un Khimky en los grupos y podamos celebrar un buen partido de baloncesto.

Anónimo dijo...

En referencia a Paco Vázquez, es una lástima que un jugador con AÚN tanto por dar, pase a un segundo termino para los equipos ACB. No hay un solo equipo donde ha jugado que pueda reprocharle nada y mucho menos capacidad de trabajo. Ya en sus inicios en Manresa, Valls, Gijón, dejó su huella dentro y fuera de la cancha y espero que un equipo ACB confie en el una vez más. Hay jugadores que no merecen pasar desapercibidos de esta manera.