domingo, 28 de febrero de 2010

Alex Txikon


El lo escribe así, creo, así que diremos que se llama Alex Txikon, aunque también se puede encontrar información y noticias relacionadas por internet si escribimos Álex Chicón.
Alex Txikon es un joven himalayista de Lemoa que se gana la vida en la construcción, si no he entendido mal, pero que tiene por costumbre no saber estarse quieto. Le gustan los retos. Quizás por eso condujo desde Euskadi hasta Katmandú para subir después un ocho mil. Quizás por eso colabora con Al filo de lo imposible y tiene ya en su haber seis de las catorce cumbres que siempre persiguen los alpinistas. Quizás por eso acompañará a Edurne Pasaban en su reto de coronar el Shisha Pangma entre marzo y abril y el Annapurna entre abril y mayo, el final de lo que han llamado "Desafío 14x8000". Quizás por eso, ya para terminar, a Txikon no le vale con andar por el monte y también es aficionado a los herri kirolak.
No sé yo si tendré muchos lectores que no sean de esta tierra y desconozcan qué son los herri kirolak. Tampoco me voy a poner ahora a explicarlo, pero intentaré hacerlo en una frase: son una serie de deportes rurales característicos del País Vasco (aunque las conexiones universales nunca dejan de demostrarnos lo pequeño que es el mundo) que tienen su origen en labores propias de la agricultura en la mayoría de los casos. Las modalidades engloban desde el corte de troncos, hasta el levantamiento de piedras, pasando por arrastre de bueyes, el levantamiento de fardos o los segadores de hierba. Mi favorito es otro, el que practican los barrenadores, pero ya hablaré de ese deporte en otra ocasión.
El caso es que el inquieto Alex Txikon se ha planteado un nuevo reto que se disputaba hoy en la plaza de toros de Azpeitia. Aún no sé el resultado, pero el desafío era apasionante, a la par que original y jugoso, ya que los dos contendientes se apostaban 7.000 euros por cabeza. Y es que, para aquellos que no lo sepan, es costumbre regulada que en los deportes rurales vascos corran las apuestas como corren los cigarros y el buen vino. También se suele comer bien y antes se paraba para rezar el Angelus, según cuentan. A lo que iba, la prueba, en la que Txikon se enfrenta a el aizkolari (leñador) Joseba Otaegi, consistía en un particular triatlón compuesto por tres pruebas: carrera, corte de troncos y levantamiento de piedras. En concreto, correr 7 kilómetros, levantar 25 veces el cilindro de 100 kilos de peso y cortar catorce troncos de haya de 54 pulgadas de circunferencia.
¿No sería una gran prueba olímpica?

4 comentarios:

Holden Caulfield dijo...

Me comento yo mismo, me autocomento, me selfcomment: ganó Joseba Otaegi gracias a su habilidad con el hacha según cuentan las crónicas.

Mitxel dijo...

Muy bien autocomentado o selfcomentado. Lo he estado mirando antes en el correo, la verdad es q no me había enterado de nada, curioso cuando menos, estos vascos...
El miércoles nos vemos en lasesarre?????????

Holden Caulfield dijo...

¿El miércoles? ¿Vienen los de Lepe ya?

Mitxel dijo...

Ya vienen, yo he pillado hoy la entrada. Son semifinales de un título oficial, HC!!! Hay que estar con el BARAKA!!!!