viernes, 26 de noviembre de 2010

Alberto Juzdado


Si no me equivoco, y me lo dijo nuestro amigo el de las asics, el atleta madrileño tiene el récord de la Behobia-San Sebastián. El único que ha bajado de la hora con 59:19. Y no fue cuestión de suerte, porque en la segunda mitad de los noventa, el medallista de bronce en aquel europeo histórico de Helsinki 94 se hizo con cinco ediciones de la carrera popular por antonomasia. Dos veces olímpico, su mejor tiempo en maratón es de 2 horas y 8 minutos.
Además de la Behobia, otra prueba popular con renombre reluce en el palmarés de Juzdado, la "Desde Santurce a Bilbao" o la Santurtzi-Bilbao, como la conocemos nosotros, que lleva ya más de 20 ediciones y ha conocido ganadores como el madrileño, Martín Fiz, Abel Antón, Hafid Mhamdi o Ronald Kipchumba Rutto. Este año, los favoritos también serán atletas africanos, los kenianos Koech o Kipkosgei, los eritreos Sibahtu o Kifle o Nyansango que viene de Zimbabue. Quizás puedan sorprenderles los gallegos Nimo y Penas o alguno de los atletas vascos que se reunirán el domingo en la salida de Santurtzi, porque no faltará prácticamente ninguno: Salvador, Ander Martín, Sáenz de la Fuente, Marroquín o el habitual Amutio entre muchos otros.
Muy lejos de todos estos, puede que llegue yo con resuello y mucho esfuerzo. Porque sí, otra vez, y van dos prácticamente seguidas, me he metido en otro berenjenal. Si ya salí con éxito de la Behobia, ahora, me tomo la taza y media que me faltaba, 17 kilómetros y 300 metros para intentar llegar desde la villa pesquera hasta la capital. Me acompañarán el incansable y compañero de fatigas en Guipúzcoa, Don Mitxel Uría, para quien no será su primera vez, y otro que ya fuera protagonista de este blog muy a su pesar, el fino fondista (ironía, ironía, sí, un poco de humor) Asier Gómez Baños. Seguro que pasamos frío, pero bueno. Yo me conformo con acabar a gusto, como hice en Donostia. Aquí no sé ni calcular qué tiempo me propongo, aunque no será muy distinto del de la Behobia por mucho que sean tres kilómetros menos. Desde entonces, solo he salido a correr un día, el miércoles pasado, 13 kilómetros que se me hicieron larguísimos e intensos, pero peor fue el entrenamiento que hice en Almería antes de la Behobia. Ya veremos qué pasa y cómo pasa, sin duda, disfrutaré hasta de las obras de Rivas y cuando me vea en Azeta, me daré la vuelta para ver el Puente Colgante, saludaré al horno que sigue en pie por cabezonería y me pegaré a la ría cuando nos acerquemos a Bilbao, espero disfrutar de la Gran Vía y no llegar molido. Mucho antes, los africanos y los autóctonos se habrán metido codos para llegar en cabeza a la misma línea de meta que yo seguro que rebaso a un ritmo infinitamente más lento, pero con el mismo valor, claro que sí.

4 comentarios:

M "el veloz" dijo...

HC, no me has puesto entre los favoritos?? Qué desilusión!!!!
Yo creo que esta carrera te va a gustar, a mí me encanta. Lo has descrito muy bien, eso de saludar al horno que aún queda, pasar por la Gran Vía...y encima no hay nada parecido a Gaintxurizketa o Mirakruz. Eso sí, vamos a pasar un frío...
Saludos.

Holden Caulfield dijo...

Eres el favorito entre el trío calavera. Esta vez, no creo que haya sprint entre AGB y un servidor, ni problemas para confundir la línea de meta, me tendréis que esperar al final, pero lo celebraremos.

achasa dijo...

Que alguien se apunte a Las ARenas-Bilbao, que yo voy.

Holden Caulfield dijo...

Suplicando y todo. Pobre amigo de las asics lo que está sufriendo. Tranki que habrá más antes de fin de año, digo yo.