viernes, 28 de enero de 2011

Kwahi Leonard


En realidad, no sé muy bien de quién quiero hablar en esta entrada, porque os adelanto todos los nombres que van a ser mencionados: Kevin Durant, Jimmer Fredette, Kwahi Leonard, John Stockton, Jared Sullinger, Kyrie Irving, Dereck Williams, Perry Jones, Jonas Valanciunas, Donatas Motiejunas, Khalid El-Amin, Dave Rose, Ali Farkomanesh, Javi Salgado, Aleksander Trifunovic o Omar Samhan. Ahí es nada. Así pues, lo único que queda claro es que voy a hablar de baloncesto.
En realidad, de quien quería hablar es de Jimmer Fredette, pero ya hablé de él mucho antes, el 20 de Marzo del año que dejamos atrás, cuando su universidad, los Cougars de Brigham Young andaban jugando el bracket final de la NCAA. El mismo día en el que no tuve más remedio que hablar de otro buen tirador, Ali Farkomanesh que andaba tiñendo de amarillo las portadas de los periódicos con sus tiros sobre la bocina. El entrenador McDermott estaba a su lado en aquellos panthers de Northern Iowa que tan buen regusto dejaron a sus aficionados. Farkomanesh, por cierto, acabó sin entrar en el draft y emigró hasta Suiza. En más de diecisiete partidos que lleva jugados de la Liga Suiza con un equipo de la mitad de la tabla, lleva una media de 22 puntos por partido. También aquel día nombraba al pivot de 2'10 Omar Sanham que tan buen final de temporada estaba haciendo. Éste no tiene tan buenos números como Farkomanesh, pero también emigró, con menos minutos, disputa la liga lituana con el Zalgiris Kaunas. En resumen, que ya tenía usado su nombre, tenía que buscar otro, y elegí Kwahi Leonard, pivot de la universidad de San Diego State, porque se volverá a hablar de él y fue el único que pudo plantarle cara a Fredette hace unos días.
Lo que ha sucedido es que Fredette ha salido en todas las portadas de las secciones deportivas de la prensa norteamericana por la que se supone ya, así se ha denominado, la mejor actuación deportiva del año. Y es que Jimmer Fredette, en el partido que enfrentaba a BYU contra San Diego State, en lo más alto de la clasificación porque ambos la encabezaban y con registros inmaculados, se marcó un partido para enmarcar con 43 puntos que hicieron inútiles los 22 y 15 rebotes del ya mencionado Leonard. Y no es una sorpresa porque el escolta de Glens Falls es el máximo anotador de toda la nación con 27'4 puntos por partido. Con lo que, cuando los periodistas se acercaron a Kevin Durant para preguntarle por sus 47 puntos, con canasta final para conseguir la victoria incluída, ese mismo día, se encontraron con una respuesta inesperada cuando Durant dijo que el mejor tirador del país era Jimmer Fredette.
Allá por el 20 de Marzo, cuando hablamos de él tras el partido de Florida donde también se lució Michael Lloyd Jr, yo dije lo siguiente de él: "por los de BYU, destacó el base metralleta Jimmer Fredette, al que le gusta botar el balón más que a Javi Salgado, pero tiene una mano rápidoa y eficaz, con 37 puntos". Esta temporada su rendimiento ha mejorado aún más si era posible, y ha depurado su tiro y su penetración hasta hacerle uno de los anotadores más letales del baloncesto americano. El equipo de Dave Rose se sustenta en gran parte en su nivel de acierto y, a buen seguro, darán que hablar en el bracket final. Fredette, que se confiesa admirador de John Stockton, aparece en la mayoría de los mock draft (previsiones para el año que viene) en los puestos 10 y 11, aunque algunos le bajan hasta el 23.
Pero hablando del draft, me da la sensación que así como Blake Griffin o John Wall eran candidatos a los números uno de las dos últimas ediciones casi sin duda y desde el inicio de la temporada, este año las cosas no están tan claras. Los nombres son menos rutilantes (al menos no se han repetido con tanto empeño) y las previsiones no coinciden tan a menudo. Los nombres de Jared Sullinger, Dereck Williams, Kyrie Irving y Perry Jones se suelen repartir los primeros puestos, pero con un extraño baile de posiciones. Por detrás, eso sí, siempre suelen aparecer en todas las previsiones, dos europeos que aún no han destacado del todo en el viejo continente pero empiezan a hacerlo: Jonas Valanciunas y Donatas Motiejunas. Los dos lituanos y los dos jugadores interiores, aunque Motiejunas no tiene mala mano ni malos pies y suele encarar a sus rivales desde la bombilla en ocasiones. Motiejunas tiene 22 años, mide 2'13 y ya lleva un par de temporadas despuntando en Treviso. Lleva 12 puntos y 4 rebotes de media con la Benetton en el Pallacanestro y 11 y 5 en la Eurocup, donde, precisamente, su mejor partido fue ante Estudiantes con 19 puntos y 6 rebotes. El otro, por su lado, es más joven y más inexperto. Valanciunas tiene 18 años y mide 2'10. Ahora empieza a contar con minutos en el Lietuvos Rytas, con los que ya ha jugado la Euroleague. En el último partido, ese en el que Khalid El-Amin dejó helado a todo el Buesa Arena con un triple sobre la bocina que daba la victoria a los lituanos sobre los vascos, Valanciunas colaboró con 8 puntos y 7 rebotes. Poco a poco, Trifunovic empieza a darle un rol más importante en las rotaciones del Lietuvos.
En fin, pupurrí de nombres. Voy a poner la foto de Kwahi y un video cualquiera que encuentre por ahí con las prestaciones de Fredette. Ya le seguiremos en el March Madness, me recuerda ligeramente a JJ Redick, aunque éste jugaba en un equipo con más potencial y solía buscarse los tiros tras encontrar un bloqueo bueno y demostrando que era un tirador con un mecanismo de tiro rapidísimo. Fredette puede hacer lo mismo, pero juega más de base que de escolta, es mucho más fuerte físicamente y se crea sus propios tiros. Especialidad: tirar desde su casa.

6 comentarios:

Mariano dijo...

Aunque es la primera vez que comento, leo el blog diariamente (por cierto, estaba cansado de ver a Pablo Moro, jaja) y cuando el otro día leí la noticia sobre Jimmer Fredette, lo primero que pensé fue en qué ibas a hacer una entrada en el blog. Era fácil de adivinar dado que sigues muy de cerca el baloncesto universitario estadounidense, pero sentí curiosidad por cómo ibas a redactar la noticia. Me ha gustado.
Un saludo.

Holden Caulfield dijo...

Aupa, Mariano, bienvenido. Anímate a participar cuantas veces quieras y gracias por leer el blog.
Un abrazo

Lench dijo...

Muy buenas!
Gracias a las charlas con los lituanos en ru-net estoy en corriente de sus cotilleos de baloncesto y voy a compartir algunos de ellos. La más ruidosa es información que el propietario del Zalgiris Vladimir Romanov (que salvó al club tras comprarlo con muchas deudas) enterviene demasiado al trabajo de los entrenadores e incluso les exige los cuáles jugadores deben salir a la cancha y para cuántos minutos. Hablan que la única causa de tantos cambiazos de entrenadores en el Zalgiris se producen por sus actuaciones “sin permiso” de su patrón.
La temporada pasada el descontento de la afición por ello fue expresada con esa acción de protesto
http://www.youtube.com/watch?v=XmR5Qlm6KDg
en la pancarta está escrito “Buratina a durnina”, se decir “Romanov a manicomio”. “Buratino” es apodo de Romanov dado a él por afición. El inicio de esta temporada con Aco Petrovic (con buenos fichajes, buena pretemporada y buen arranque) dio a los seguidores del Zalgiris algún motivo para optimismo que duró muy poco tiempo, Romanov “se ha corregido” y ahora sigue en su ritmo, ya tercero técnico a mediados de la temporada, la fuga de Begic, la perplejidad de los jugadores, etc.
Se hablan que en el último partido ocurrió la bronca entre Romanov y Sabonis que acusó al patrón de despotismo respecto al club. El propio Romanov lo desmintió y dijo que lo único que él exige al equipo es ganar.
De todos modos el Zalgiris se nota muy tocado y eso me da mucha pena. Hace un año viajé a Kaunas para ver la final de la Copa VTB, conocí a mucha gente apasionada de baloncesto, me imagino su decepción.
Un saludo de Moscú. Elena (me he registrado por fin, y como soy Lench en el ru-net ya un montón de años, hasta mi hermana me llama así, he decidido seguir siendo Lench, es una derivada de Elena) :-)

Holden Caulfield dijo...

Pues Lench a partir de ahora. Gracias por la información. La verdad es que ya se veía que algo pasaba en Kaunas, pero no sabía que Romanov estaba allí. Sabía que estaba en el Hearts escocés y que en el fútbol ya había ganado esa fama y había tenido rollos con el entrenador Burley o el jugador Pressley, pero no sabía que había llegado al baloncesto. De todas formas, a mí no me gustaría tener una bronca con Sabonis, saldría corriendo.
Un abrazo Lench

Lench dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lench dijo...

Hablan que no fue la bronca en sentido general, que Sabonis dijo a Romanov públicamente que lamenta por confiar al Zalgiris a él. Para una persona tan contenida como Sabonis esas palabras y el modo de expresarlas hablan del grado tremendo de la indignación y hacen reflexionar como mínimo.
Los lituanos mencionaron también lo del Hearts y esa información les quita el resto de su optimismo. Sufren muchísimo, hasta los aficionados del Lietuvos Rytas, su eterno rival, les sienten. (versión № 2, corregida)