sábado, 29 de enero de 2011

Mathieu Hermans


Uno de los recuerdos que guardo con celo de mi adolescencia es jugar a las chapas. Todos los de mi generación saben lo que era eso. En el patio del colegio, pintado con tiza, podías descubrir ingeniosos recorridos llenos de curvas y con una larga línea de meta. Nos buscábamos nuestras propias chapas de refrescos y las pulíamos para que resbalaran mejor por el suelo. En el verano, la mediatarde en la playa abandonada, te permitía hacer etapas mucho más emocionantes, con subidas escarpadas aprovechando las dunas. Cada uno tenía su chapa preferida y, en el interior, le pegábamos la foto de ciclistas que, en ocasiones, ni conocíamos, pero comprábamos con la paga las colecciones en la tienda de golosinas.
Un ataque nostálgico bastante cursi, de acuerdo, pero viene a cuento, porque mi chapa favorita, la que más veces me hizo ganar tanto en el patio del colegio como en la playa, era una que guardaba como oro en paño y que tenía la cara de Mathiu Hermans en el interior.
El ciclista holandés, que empezó, como muchos, en el ciclocross, tuvo, al menos, tres años magníficos en el mundo del ciclismo. Y coincidió que esos años los compartió con Marino Lejarreta y Txomin Perurena, este como director, en un equipo navarro que hasta 1989, cuando desapareció del profesionalismo pero no del campo amateur, fue santo y seña del ciclismo profesional por estos lares.
Entre el 88 y el 89, se llevó nueve victorias de etapa en la Vuelta (seis en la edición del 88) y sumó una más en el Tour de Francia. Como para que no estuviera en mi chapa preferida.
Pero no quería hablar de historia, ni tan siquiera de juegos infantiles tradicionales, en realidad, quería hablar de ciclismo contemporáneo, y del ilusionante regreso del Caja Rural al ciclismo profesional, que ya empezó el año pasado, pero que este año, con ascenso de categoría incluído, ha creado, y está creando mucha expectación entre la afición del norte (y no solo del norte).
Y es que hace ya un par de años que, tras los buenos resultados en el campo amateur y viendo que a sus corredores les costaba dar el salto final, los directores Eugenio Goikoetxea e Iñaki Juanikorena, toda una vida trabajando en las bases, apoyados por un patrocinador fiel, se animaron a intentarlo con el campo profesional.
La primera temporada, con el equipo en categoría continental, se cerró con éxito, sobre todo gracias a las victorias de José Herrada y Oleg Chuzhda en la Vuelta a Portugal. Herrada ganaría también una etapa y la general del Cinturó de l'Empordá y Arturo Mora se estrenó en la Vuelta a León. El equipo navarro (ya que la base del equipo es el Club Ciclista Burunda y el principal patrocinador la Caja Rural de Navarra, aunque cuenta con el apoyo de todas las cajas rurales del estado) estaba contento con el rendimiento, pero querían más. Así, este año se persiguió y se consiguió el ascenso de categoría, lo que permitirá mejorar el calendario y dará más oportunidades de destacar a los corredores.
Quizás por esa ambición, el equipo también ha sufrido cambios a nivel organizativo. Floren Eskisabel y Juanma Hernández siguen siendo las cabezas visibles del equipo, pero se ha fichado a Mikel Azparren para que haga las labores de coordinador deportivo. Azparren, que fuera patrón del Azpiru en categoría amateur, es aún un afamado cicloturista que ha ganado, entre otras pruebas, la Clásica del Anglirú y la famosa Quebrantahuesos (aunque, al parecer, existe por la red una denuncia por haber quebrantado, nunca mejor dicho, el reglamento al recibir asistencia técnica, pero yo solo me hago eco de lo que he leído y dejo bien claro por escrito que no sé muy bien de qué va esto porque no conozco el reglamento de la prueba ni lo que sucedió aquel día). Su primera decisión para la temporada que se avecina fue rejuvenecer la dirección del equipo y decidió prescindir de los servicios de un veterano como Iñaki Juanikorena (que no ha realizado declaraciones al respecto) y contratar a Xabier Artetxe, un joven director que en el campo amateur estaba realizando una labor destacable. Él, junto con Eugenio Goikoetxea, será el responsable de llevar a una plantilla de 20 corredores que este año tendrá la oportunidad de correr más y mejores pruebas del calendario.
Y a buen seguro que brillan, porque han conseguido confeccionar una plantilla ilusionante (sobre todo para la Marea Verde, la afición del equipo), mezcla de veteranía y juventud, que aspira a ser invitada a la Vuelta a España, sobre todo después del último fichaje de relumbrón, el de un Iñigo Cuesta que permanecía a la espera de correr en un equipo que le diera la oportunidad de correr su, ¿decimoctava sería? Vuelta. Al burgalés, se unen otros veteranos, como el rápido ex-Euskaltel Aitor Galdós, el escalador pacense Julián Sánchez Pimienta, el jienense Javier Moreno o el rápido asturiano Joaquín Sobrino. No son los únicos que ya tienen un buen curriculum en el profesionalismo, porque el ucraniano Oleg Chuzhda o el albaceteño, ex del Acqua & Sapone, Diego Milán, ya saben lo que es ganar en profesionales. Junto a ellos, un buen puñado de ciclistas con hambre de carreras y con aspiraciones de progresar en el profesionalismo. Quizás destaquen los nombres del ruso Alexander Ryabkin, el uruguayo Fabricio Ferrari, el talentoso asturiano Higinio Fernández o, sobre todo, el joven de Mota del Cuervo, José Herrada, que ya no tendrá a su hermano al lado, pero, los demás, el navarro Guillermo Lana, los vascos Egoitz García, Víctor de la Parte, Igor Romero y Gari Bravo, el madrileño Rubén Martínez, el ciudarraleño Arturo Mora, el catalán David de la Cruz o el alicantino Rubén Reig también intentarán destacar y aprovechar las carreras que les den.
En resumen, buenas noticias para el ciclismo del norte. Junto con Euskaltel y Orbea, son casi cincuenta corredores que podrán cobrar por cumplir con su pasión de dar pedales. Junto a ellos, unos pocos emigrantes darán el toque exótico al ciclismo vasco: Camaño en Inglaterra, Jon Pardo en Portugal, Patxi Vila en Italia, Gárate en el Rabobank o Pérez Arrieta en el Lampre. Junto a los que aún corren con Eusebio Unzue en el nuevo equipo, Zandio y su aventura internacional, los pocos que quedan con Matxin e Irizar y Zubeldia haciendo las Américas, son más de medio centenar de ciclistas. No está mal. Según parece, Iban Mayoz, Aitor Hernández y Aketza Peña aún esperan a conseguir equipo. Mayoz lo ve ya difícil, después de su mejor temporada (20º en el Giro) se encuentra sin equipo y pensando ya en terminar la carrera de Administración de Empresas. Aitor Hernández parece que lo intentará con el ciclo-cross. Y Aketza Peña ha sonado para el Burgos después de dejar Caja Rural, pero no está claro, aunque todo es posible para un corredor que consiguió volver a las carreteras después de que un falso positivo cortara su progresión.
Y yo solo quería hablar del Caja Rural, pero es que hacía mucho que no hablaba de ciclismo, y ya ha terminado el Tour Down Under, pronto tenemos que viajar a Mallorca y, cuando nos queramos dar cuenta, con Contador sancionado o no, ya estamos otra vez viendo a los corredores serpentear por los Pirineos. En fin, ya vale por hoy, voy a poner en negrita los nombres de los corredores del equipo de las cajas y a otra cosa, que se me acaba la batería del portátil.

5 comentarios:

Mitxel dijo...

Qué grande Mathieu Hermans!!! Ya sé que no es el tema principal pero es q me ha hecho ilusión tío!!! Uno de la cuadrilla, al que tú también conoces (H), tiene sus zapatillas!!!
Por cierto, mi chapa preferida era Gorospe.
Saludos.

Holden Caulfield dijo...

Era grande el tío, no sabía eso de H.

Emi dijo...

Buenas...yo también soy asiduo al blog, por lo menos en los últimos meses, aunque nunca había comentado, pero el inicio con las chapas me ha despertado grandes recuerdos....decir que mis preferidas tenían a Sean Kelly y a Abdoujaparov...qué tiempos!!

Y en el recuerdo a los corredores vascos, quiero hacer mención especial, entre los que están en el nuevo equipo de Unzue, a mi compañero de pupitre en la EUITI, David López.....ojalá que pueda repetir victoria en una de las grandes!!

Enhorabuena por el blog. Saludos.

Emi dijo...

Qué cabeza...!! sí que había comentado....como he podido olvidarme de Blake Lively.....sorry ;)

Holden Caulfield dijo...

En fin, Emi, estarás aún con agujetas y te llegarán a la memoria. Enhorabuena por la media maratón. De David López creo que ya hablé y ya sabía lo de tu condición de ex-compañero. Ya seguiremos a ver qué tal le va.