viernes, 28 de enero de 2011

Mauricio Pochettino



Quintos con 37 puntos, a solo 3 del Valencia que ocupa el último puesto de Champions League. Ha jugado 20 partidos y ha ganado 12. Pero Mauricio Pochettino no puede estar contento del todo, y lo ha dicho él con esas mismas palabras u otras muy parecidas.
Tuve ocasión de ver su partido en San Mamés y, aunque al final, perdieron por el empuje y el empeño del Athletic, su primera parte fue de enmarcar, uno de los mejores equipos, en mi opinión, que ha venido por Bilbao.

Y es que el mérito de su equipo es doble, porque estos buenos resultados se han dado con un equipo que se mantiene en esas posiciones con un porcentaje muy alto de jugadores de la cantera y, además, jugadores que tienen un gran peso en el equipo.

Si mis datos no son erróneos, Pochettino ha usado hasta doce jugadores de su equipo filial y de los juveniles, y como podréis ver ahora después de detallar los partidos que llevan jugando cuando acaba de terminar la primera vuelta, la participación de esos jugadores, en general, es bastante alta:

Francisco Javier Chica, 15 partidos jugados, David García, 9 partidos, Didac Vila, 13 partidos, Víctor Ruiz, 15 partidos, Jordi Amat, 9 partidos, Javi Márquez, 17 partidos y 1 gol, Raúl Baena, 12 partidos, Javi López, 10 partidos, Manuel Molina, 4 partidos, David López, 2 partidos, Álvaro Vázquez, 13 partidos y 2 goles y Rui Fonte, 1 partido.

Es como para estar orgulloso, cuando, además, los resultados acompañan. O quizás es que, como siempre, siendo yo aficionado del equipo que soy, me dejo llevar (sentimentalmente) por este tipo de detalles.

El caso es que, ahora, el mercado de invierno le está sentando al Espanyol como una patada en sus partes nobles. Si los rumores se confirman, y, al parecer, ya lo están haciendo, Víctor Ruiz se marchará al Nápoles y Didac Vila al Milán. Javi Márquez tuvo que salir al paso de otros rumores que le situaban en equipos extranjeros para señalar que solo pensaba en quedarse en el Espanyol.

Desconozco cuál es la situación económica del club periquito, e igual la venta de esos jugadores es obligada para sanear sus cuentas, ya que, según comenta la prensa, por los traspasos de Ruiz y Vila el club ingresará unos 10 millones de euros. Pero, para la afición, y para Pochettino, supongo que serán pérdidas muy dolorosas. No solo porque se tratan de jugadores titulares, si no porque además son canteranos que acababan, prácticamente, de debutar con el primer equipo. Vuelvo a repetir, quizás a mí me llama la atención porque sufro de lo mío, pero me imagino que soy aficionado blanquiazul y no estaría nada contento. Además, dudo de que esas bajas puedan ser cubiertas sin malgastar parte del dinero recibido, aunque ésta ya es una apreciación muy subjetiva. Ya veremos dónde queda el Espanyol al final de la temporada, no les deseo nada malo, quizás, lo poco malo que les deseo es que queden un puesto más atrás que el Athletic, pero es que, como ya sabéis, yo sufro de lo mío.

3 comentarios:

Lench dijo...

Los "pericos" pudieron levantar su propio estadio al apogeo de la crisis económica. Eso fue una hazaña pero con consecuencias. La venta de la cantera me parece menor de los malos probables.
Elena

Holden Caulfield dijo...

No sé si es el menor de los males, no sé cómo está la economía del Espanyol, seguro que si han traspasado a los jugadores no ha sido por capricho o placer. Y sé que los sentimentalismos no valen en el deporte, o no valen siempre, pero no puedo evitar pensar que es una lástima.

Lench dijo...

Como dice un personaje de mi libro favorito: la historia lo juzgará.
En todo caso deseo buena suerte a los “pericos”, a los que salgan y los que se queden en su club. Simpatizo muchísimo con ellos. Y como una experta en energética me adrmiro de su nuevo estadio, leí sobre las soluciones energéticas del proyecto y me encantan esas ideas, reflejan precisamente la preocupación por el futuro.