lunes, 28 de marzo de 2011

Vlade Divac

Hace ya bastantes entradas hablé del aniversario de ESPN y la serie de reportajes sobre distintos deportes que preparaban. En especial, hablé del que estaban planeando en torno a la amistad rota entre Drazen Petrovic y Vlade Divac.
Después, me olvidé de ello.

Hace un par de días, nuestro colega de pormaratones.com, me avisó por email de que el vídeo ya estaba accesible en el youtube. Son seis entregas de entre diez y quince minutos que se ven con facilidad e interés. Y con emoción, o es quizás que yo soy un poco blandengue.

El documental tiene como espina dorsal la visita de Divac a la madre de Petrovic y a su tumba en Croacia, mientras rememora su carrera deportiva, su amistad con Drazen Petrovic y los sucesos que llevaron a la ruptura de esa amistad. La historia narra como Divac y Petrovic trabaron una gran amistad cuando la extinta selección de Yugoslavia revolucionaba el baloncesto internacional con una colección de jugadores que practicaban este deporte con una facilidad y una belleza pasmosas. En el vídeo, se nombra, y se ve, a los que han pasado a la historia, los Zarko Paspalj, Tony Kukoc, Dino Radja y los dos protagonistas de la historia. Pero no fueron los únicos: Djordjevic, Vrankovic, Zdovc, Cutura, Cvjeticannin, Zeljko Obradovic, Danilovic, Savic, Perasovic, Komazec, Curcic o Sretenovic también formaron parte de alguna de aquellas selecciones que siempre dirigía Dusan Ivkovic. Una selección que, desde finales de los ochenta, hasta mediados de los noventa, ganó dos eurobaskets y fue bronce en otro, ganó un campeonato del mundo y fue bronce en otro y medalla de plata en unas Olimpiadas, justo antes de que el país se desintegrara y esos jugadores se repartieran entre los países independientes que nacieron de las antiguas repúblicas que formaban la República Socialista de Yugoslavia.

El motivo de la enemistad entre Petrovic y Divac tuvo un contexto muy claro, la guerra de los Balcanes, y, al parecer, un nacimiento muy específico: el día en el que Yugoslavia se proclamó campeona del mundo en Argentina en 1990. Durante las celebraciones, un espectador saltó al campo con la bandera croata y Divac se la quitó de las manos. Petrovic se tomó el gesto muy a pecho y el posterior transcurso del conflicto serbocroata empeoró aún más las cosas. Pero, todo esto, es mejor que lo averigüeis vosotros mismos.

El documental es recomendable por dos razones. Primera, porque narra una historia personal con sinceridad y compromiso. Segunda, porque se aprovecha para reivindicar la figura histórica de una generación de baloncestistas que pasaron a la historia a título individual y también como colectivo. A veces, los deportes, y sus deportistas, nos parecen ajenos al contexto histórico o a las "vulgaridades" propias del ser humano. Parece que los jugadores o los deportistas no pueden sufrir o disfrutar, no son más que figurantes en un espectáculo postizo que nos sirve de divertimento, vía de escape o fuente de anestesia. Pero no hace falta ser muy listo para descubrir que los deportistas padecen las mismas angustias que cualquiera de nosotros. La guerra es uno de los padecimientos más angustiosos, y el documental de la espn muestra las consecuencias que ese conflicto tuvo en varios deportistas.

La figura de Petrovic no se agrandó tras su prematura muerte porque probablemente habría sido diez veces más grande de haber seguido vivo. Tenía el talento y la determinación necesaria para, no ya convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia, que ya lo era, si no para haberlo seguido siendo durante mucho más tiempo. Divac, por su parte, fue uno de los jugadores más alegres e intensos sobre una cancha y su rendimiento superó con creces las espectativas que podían ponerse en un jugador de su altura y de su físico, siendo, probablemente, el antecendente de otros jugadores que ahora marcan la pauta en el cambio de siglo. Los dos escribieron sus propias páginas de la historia del baloncesto, y, juntos, escribieron una historia que ahora ve la luz en este documental.

Yo lo recomiendo. El de las asics lo recomienda. Así que si tenéis un momento, no perdáis la oportunidad. Además, para verdaderos aficionados al baloncesto, es un placer volver a ver a gente como Clyde Drexler, Danny Ainge, Larry Bird, Aleksander Petrovic, Magic Johnson, Rick Adelman, Kenny Anderson, Derrick Coleman y todos los que ya hemos dicho antes.

Por cierto, ¿sabéis quién jugaba en aquellos Lakers en los que debutaba Divac en el año 1989? Pues sí, Magic, A.C.Green, Worthy, Byron Scott, Cooper, Orlando Woolridge... pero, sobre todo, Mike Higgins, el veterano americano que se conoce media España y que hace poco perdió su récord de veteranía en ACB a manos de Darryl Middleton.

Lo dicho, ved el documental, y así descubrís dónde acabó esta foto:


4 comentarios:

achasa dijo...

Pues sí Holden, lo recomiendo y hasta casi obligaría a todos a verlo.
Será que yo también soy un blando, o será que valoro la amistad; no lo sé.
Más que verles jugar, yo he oído hablar de ellos. Apenas recuerdo jugadas y sus últimos años de vida deportiva. Para mi fue todo un descubrimiento.
Si lo buscáis en internet, recordaros que el documental se titulad "hermanos y enemigos" (creo que el título no aparece en la entrada).
Saludos.
Álvaro.

Holden Caulfield dijo...

Sí, "Once Brothers" si el título está en inglés. Se me olvidó ponerlo. Thanks.

Leo del Mar dijo...

Gracias.

Holden Caulfield dijo...

De nada, Leo. Un saludo.