jueves, 31 de marzo de 2011

Enrique Erentxun


Cada vez es más difícil esto de seleccionar un nombre para encabezar las entradas. Empieza a ser surrealista, porque muchas veces encabezo con quien no tiene mucho que ver con lo que luego quiero contar. Pero si quieres hablar de la Vuelta al País Vasco, casi que mejor que dediques primero algo de tiempo a escuchar lo que te cuenta Enrique Erentxun, porque, a sus casi 65 años, el que fuera periodista del Diario Vasco, ha conocido más de cuarenta ediciones de la carrera por excelencia de nuestra tierra. Todavía hoy sigue siendo el director de carrera y si le preguntas, puede pasar del análisis crítico del proceso evolutivo de la prueba al repaso de un sinfín de anécdotas, algunas de ellas, en blanco y negro. Así que su nombre venía que ni pintado para encabezar la entrada de cada año que dedicamos en este blog al ciclismo más esperado en el mes de abril. Luego vendrán las clásicas, pero, por ahora, este fin de semana se pondrán a esprintar en la subida a Puy, luego se pasarán una semana corriendo por entre las verdes praderas y los estrechos valles del País Vasco y cerrarán la semana más festiva y ciclista del año con la llegada a Amorebieta tras subir Muniketa y Autzagane. Casi nada. Y esto no para, porque luego nos vienen los adoquines y los muros y, cuando queramos darnos cuenta, tenemos en la tele (con suerte) el Giro de Italia 2011, con sus siete finales en alto, incluyendo la visita al Etna.


Me estaba haciendo el remolón porque las plantillas que por ahora se incluyen en el listado de inscritos están todavía sujetas a muchas dudas. Por ejemplo, aparece Sicard con Euskaltel y no Pablo Urtasun como parece que será al final, Menchov corre con el Geox y eso no está claro y aún no aparece el Andalucía porque, las dudas son tan grandes este año, que hasta se desconoce si el equipo andaluz podrá participar debido a sus problemas económicos. Pero tampoco iba a estar mucho más tiempo esperando. Luego llega el finde, me pongo vago, y nos presentamos el lunes en la línea de salida de Zumarraga sin haber escrito la entrada. Y no es que sea cuestión de vida o muerte, pero ya puestos, y por seguir con las expresiones propias del castellano, una promesa es una promesa.


Pues, vayamos a ello. Una vez más, y a pesar de la ausencia de corredores como Contador o Cadel Evans, así como la mayoría, por no decir todos, los esprinters, que ya han aprendido que País Vasco no es un buen sitio para ponerse a acelerar, el pelotón vuelve a ser todo un lujo. El Radioshack viene con un equipo enorme, probablemente los principales favoritos a la victoria final, sobre todo, porque cuentan con más de una opción: el renacido Kloden, el talentoso Leipheimer, el autóctono Zubeldia, el ganador Horner, el inquietante Paulinho y nuestro amigo Markel Irizar. El HTC-Highroad de Piva se ha dejado a los hombres rápidos en casa, pero se presenta con rodadores de primera como Tony Martin y Marco Pinotti, además de Van Garderen, Peter Velits o la joven promesa Caleb Fairly. Rabobank, que no se harta de ganar, tiene un equipo de lujo con Luis León Sánchez, Gesink, Gárate, Barredo y Freire. El BMC de Verbrugghe se lo jugará todo a la carta del francés Amael Moinard. Los británicos del Sky traen a Michael Rogers, a Rigoberto Urán, a Simon Gerrans y al navarro Zandio. El Lampre cuenta con el de siempre, el inquieto Cunego y también trae a uno de casa, Aitor Pérez Arrieta. Mariuzzo parece que vendrá con el líder del Liquigas, Basso, y un equipo repleto de meritorios. Omega Pharma-Lotto, probará con dos escaladores, Óscar Pujol y Van den Broeck. A Matthew Lloyd también se le puede dar muy bien alguna llegada. El Garmin de Bingen Fernández añadirá veteranía con Danielson, Vandevelde, Hesjedal y Le Mevel, y dos potenciales sorpresas, Daniel Martin y Michal Kreder. Los dos Schleck se presentan con el Leopard de Michaelsen, acompañados por una cohorte de grandes ciclistas como Monfort, Voigt o Fuglsang. Kasputis y su Ag2r pueden aparecer cuesta arriba con Peraud, Gadret y Nocentini. Katusha viene con un Joaquim que empieza a apretar, con DiLuca, Karpets, Kolobnev, Dani Moreno y Losada, casi nada. Movistar se estrena como patrocinador en la Itzulia con la sorpresa del año pasado, aún un poco corto de forma, Beñat Intxausti, más el barakaldés David López, el colombiano Mauricio Soler, David Arroyo o Vassili Kiriyenka. Vacansoleil, intentando remontar vuelo tras lo de Riccó, lo apostará todo a las aventuras con Carrara, Marcato o Hoogerland. Astaná llega con el jefe Vinokourov, además de los escaladores Kessiakoff, Di Gregorio y Jufre. Saxo Bank, como decíamos, no trae a Contador, pero siempre cuenta, más aún, cuando te representan nombres como el joven australiano Richie Porte, Brian Vandborg, Steensen o Chris Sorensen. Quick Step también buscará sorpresas con Pineau, Malacarne y Seeldrayers mientras espera a las clásicas. Matxin, y su nuevo equipo, vendrán con Sastre, aún en proceso de mejora, pero con buenas apuestas para la clasificación final, como el gallego David Blanco, los cántabros De la Fuente y Cobo o el vizcaíno Durán. Amén de Rafa Valls. Por último, los de casa, un estreno y un órdago. Caja Rural se estrena, y para ello, mezcla veteranía y juventud, aunque las dos con ilusión. Iñigo Cuesta, Aitor Galdós y Javier Moreno pondrán la experiencia. José Herrada e Higinio Fernández la euforia del estreno. Y los veteranos del pelotón, Euskaltel-Euskadi, comenzará una edición más de la Vuelta con ganas de colocar a Samuel Sánchez en lo más alto. Para ello, llega con un bloque fuerte y bregado, con Txurruka, Egoi, Verdugo, Isasi, Velasco, Oroz y ya digo que creo que Urtasun entrará en lugar del vascofrancés Sicard, que se fue al suelo en Catalunya.


Todos estos tendrán que subir, ahí es nada, 31 pasos en alto. No habrá tiempo para relajarse, ya desde Zumarraga se pondrá loca la carretera, pero, como dice Samuel Sánchez, habrá que estar vivo hasta Zalla, y, claro, aguantar subiendo a Arrate. Empezarán en Zumarraga, como decíamos, con una etapa con siete altos, incluyendo el último que dicen que es una auténtica emboscada, dos kilómetros y medios con rampas de hasta el 17% que está solo a tres kilómetros de meta. Pero es que, al día siguiente, camino de Lekunberri, se encuentran con otros siete puertos, y Azpiroz a la misma distancia de meta desde que llegan al alto. Otra etapa de recorrido clásico para esta prueba. La tercera dicen que es la más fácil, camino de Murgia, y aunque tengan que subir entre otros Opakua y Altube. Al día siguiente, la histórica subida a Arrate, con Kanpazar, Ixua, San Miguel y otros tres puertos antes. No suele decidir la carrera, pero puede hacerlo, y ganar en el santuario siempre es especial. Y ya se llega a las Encartaciones, con dos etapas, una en línea y otra contra el reloj que tendrán a Zalla como sede. El sábado, siete puertos, con Urkiola al principio, y Beci muy cerquita de meta. Si llueve o se sacan los cuchillos puede que la contrarreloj del día siguiente sea más dura aún, porque con esa etapa, se cierra la vuelta y probablemente se decida. Veinticuatro kilómetros rompepiernas en los que Avellaneda, Beci y La Herrera harán sufrir a los especialistas y le darán más oportunidades a los hombres más fuertes.


En resumen, un recorrido muy propio de la época y de la zona, lleno de carreteras estrechas, subes y bajas, pequeños puertos exigentes, y finales incómodos. Cinco clásicas en una sola semana para obligar a que el pelotón se exprima cada día. Veremos como responde el tiempo. En cualquier revuelta se decide la carrera, en cualquier descenso (sí, Erlaiz, Frigo, Mayo, Samu), y si no se espera hasta que Zalla afine sus cronómetros. Lo mejor del pelotón, con contadas ausencias, para hacerlo aún más interesante y una afición que, a buen seguro, no faltará en las faldas de los montes. Ahora, solo queda disfrutar, y ver si alguna anécdota nos queda para añadirla a todas las que ya conoce Enrique Erentxun. Y la porra. Nos queda la tradicional porra para los cuatro incondicionales que aún me la piden. La colocaré a la derecha del blog y si tenemos un ganador, le obsequiaré, si me acuerdo y no me echo atrás, con un presente.

14 comentarios:

Ricky dijo...

¡¡Porra, porra, porra!!

Yo, para no variar, voto por Armstrong!! Ah... que no corre... bueno, pues entonces espero a que pongas los candidatos.

Holden Caulfield dijo...

Se me ha olvidado ponerlo, fíjate tú, aunque a Armstrong, incluso cuando corría, como que no le molaba mucho esta carrera.

Mitxel dijo...

Jo, pues yo he estado un rato buscándola antes de entrar a comentar y decir que no la veía!!!! Yo voto por Vino, más por simpatía que por otra cosa.

Holden Caulfield dijo...

Sí, a ti lo que te gusta es el vino.

Ricky dijo...

Ale, pues ya está!!

He votado por Cancellara... digoooo... por Michael Rogers, que me suena la hostia. ¿Este no corría en el Rabobank? Es que me lo solía elegir en el "Cycling Manager"...

Mitxel dijo...

Coño!!! Que sí que estaba la porra ya!!! Encima en varios idiomas, bueno, pues ya he votado. Vamos Vino!!!!

Holden Caulfield dijo...

Ale, ¡cada uno con sus criterios! Yo quería haber elegido a Juanto, pero va a ser que no.

achasa dijo...

Pues yo a Samu, que hay que estrenarse de una santa vez. Franck Schleck que no gane que es un tramposo.
Ale

Holden Caulfield dijo...

No me había enterado, lo acabo de leer. La verdad es que no salen de una para meterse en otra.

achasa dijo...

Bien Samu, bien.
Buen anticipo de la que nos espera. Que sea la primera de muchas.

Holden Caulfield dijo...

Tampoco me había enterado de esto. Casi las 11:30 pm ya. Qué bueno.

Emi dijo...

El voto de Kloden es mio!! más que nada porque me ha sonado bien eso de "el renacido" ;-)

Holden Caulfield dijo...

Ok, Emi, a ver si no tienes suerte, jeje

Emi dijo...

Pues eso.....esperando "regalito"....jejjejjej!!!!