lunes, 4 de abril de 2011

Alex Kipchirchir

Alex Kipchirchir se llevó la populosa Media Maratón de Madrid, el marroquí Mohamed Benhbarka consiguió su cuarta victoria consecutiva en la Cursa del Corte Inglés donde participaron casi sesenta mil personas y Josu Amutio logró uno de sus anhelados triunfos al vencer en la Media Maratón de Bilbao. Es difícil seguirle el ritmo a estos tíos, y tampoco es fácil hacerlo con el calendario de carreras populares que este fin de semana se dio un festín. En Barcelona, el nuevo secretario de Estado para el deporte, Albert Soler, aficionado a esto de las zapatillas de correr, dio la salida. En Madrid, las crónicas hablan de fiesta popular, aunque hubo otro desgraciado caso que recordó al fatídico de la edición del año pasado, nuestro vecino Alberto Ceballos, al que muchos tendrían en la memoria e intentarían homenajear en esta edición. En Bilbao, por último, Amutio no hizo mejores tiempos que el vencedor del año pasado, Unai Sáez de la Fuente, pero consiguió su objetivo, y, a sus 37 años, el talentoso corredor bilbaíno se resarce de sus actuaciones en otras carreras de fondo. Hace poco le leía una entrevista en la que hablaba de sus objetivos tras volver a la competición hace cuatro años. Su rendimiento en estos últimos años ha sido ejemplar y todos los que, a menudo, nos asomamos a la fiesta de las carreras populares, no podemos más que admirar la eficacia de su zancada letal. Lo de zancada letal me ha quedado horroroso, pero no sabía cómo terminar tanta palabrería. En chicas, Saioa Eraso ganó en Bilbao, Frehiwat Goshu en Madrid y Meritxell Calduch en Barcelona, en la que dicen que es la prueba popular del atletismo estatal por excelencia. Todos ellos ya han dejado su nombre en el palmarés de cada una de esas pruebas. Para muchos supondrá más que para otros, para todos los y las participantes habrá supuesto un día de superación y disfrute. Kipchirchir, el keniata que a los 22 años ya era millonario y que fuera atleta del año en Kenia por 2006, sigue intentando recuperar su proyección desde que aquel ya lejano día una lesión de ligamentos cortara la carrera de un joven que abandonó el baloncesto y el fútbol cuando el maratoniano Moses Tanui le convenció para dedicarse a esto de correr. Alguno de los habituales de este blog teníamos pensado animarnos a intentar nuestra primera media maratón este primer fin de semana de abril, pero no pudo ser. Entre dolores de rodilla, barrigas que no dejan de crecer, y obligaciones laborales varias, nos dimos por vencidos. Eso sí, seguimos con ahínco intentando recuperar el ritmo, y nuestros primeros 21 kilómetros acabarán por caer algún día.

2 comentarios:

achasa dijo...

Me enteré de la Media de Madrid a las dos horas de aterrizar en Barajas. Joder, si lo llego a pensar dos veces adelanto el viaje al sábado y la corro. Vaya desastre, Álvaro.
Y qué pena la Media de Bilbao, llevaba tres años seguidos corriéndola, al igual que la Behobia, a la que también falté después de tres ediciones.
Álvaro.

Holden Caulfield dijo...

Vendrán nuevas, ya verás.