domingo, 3 de abril de 2011

Euvgeny Shalunov


Lleva el ruso dando detalles de ser un buen proyecto de ciclista para el futuro. Ha ganada pruebas importantes en categoría amateur tanto en Francia como España, pero hoy ha rubricado su proyección con una espectacular victoria en Eibar, durante la prueba puntuable para la Copa España y probablemente la carrera más prestigiosa del calendario amateur español, el Memorial Valenciaga. Shalunov, como le gusta, se ha ido en solitario, ha galopado a lo loco, y ha llegado solo a meta. Así, une su nombre al de los ganadores de las casi cuarenta ediciones anteriores, gente que después ha triunfado en profesionales, como Mikel Nieve, Joaquim Rodríguez, Óscar Freire, Unai Osa, Klaus Moller, José Luis Rubiera, Javier Murguialday, Julián Gorospe o Jesús Suárez Cuevas.


El fin de semana de ciclismo se abrió ayer con el Gran Premio Miguel Indurain, antiguo Trofeo de Navarra, que se disputa por tierras de Estella y desde hace unos años termina en la colina que corona la Basílica de Nuestra Señora del Puy. Samuel Sánchez le puso un final feliz al gran trabajo del Euskaltel-Euskadi y dio el primer triunfo de la temporada a su equipo, que ya lo necesitaba, amén de la primera victoria en tierras navarras para el equipo de Igor González de Galdeano. Alexander Kolobnev, que empieza a cogerle tirria al segundo puesto, y Fabian Wegmann, que ya sabe lo que es ganar aquí, secundaron a Samu en el pódium. El palmarés de esta puebra es de relumbrón ya que al nombre de Samu o al de Wegmann, hay que sumarle gente de tanta reputación como Joaquim, Nocentini, Matthias Kessler, Perdiguero, Tamames, Miguel Mari Lasa, Txomin Perurena, Juan Fernández, Pedro Delgado, Alex Zulle, Francisco Mancebo, Zarrabeitia, Julián Gorospe, Johnny Weltz, Félix García Casas o el propio Miguel Indurain que ganó en 1987 cuando la prueba se llamaba Gran Premio de Navarra.


Y el fin de semana sigue ahora mismo, porque a poco más de 80 kilómetros de meta, y cuando comienzan a subir el Oude-Kwaremont, séptimo muro del día, cinco escapados poco peligrosos encabezan el pelotón del Tour de Flandes. Aún tienen que subir y bajar Paterberg, Koppenberg, Steenbeekdries, Taaienberg, Eikenberg, Molenberg, Leberg, Valkenberg, Tenbosse, Muur-Kapelmuur y Bosberg antes de llegar a Meerbeke. Cuando lleguen, sabremos si Cancellara repite triunfo o alguien da la sorpresa en una prueba mítica que, por cierto, nunca ha sido ganada por un ciclista que no sea belga, francés, italiano, suizo, alemán, holandés o danés (Rolf Sorensen ganó en 1997 y añadió una nueva nacionalidad a un palmarés muy específico).


No son las únicas carreras de un fin de semana muy activo. Pim Lighthart se llevó ayer la Hel van Het Mergelland, el viernes, a sus 33 años, Renaud Dion se llevó la Route Adelie de Vitre, Tobias Erler se llevó la primera etapa de la Vuelta a Tailandia, Daryl Impey ganaba en la Vuelta a Marruecos y Paco Mancebo sigue líder en la Redlands Classic. Pero éstas ya sabemos que no lucen tanto como las anteriores, ni como las que les seguirán, porque ya sabemos que el lunes en Zumarraga comienza la Vuelta al País Vasco y la lucha por suceder a Chris Horner.

2 comentarios:

achasa dijo...

Venga Samu, no me jodas. Cómo le gana Purito. Vaya mierda, le está perdiendo la medida a los sprints. Ya lleva cuatro segundos puestos.
Por cierto, que guapo "Antzina". Cómo lo han tenido que subir algunos andando. El coche ese que se ha quedado ahí parado... grande la Vuelta al País Vasco.

Holden Caulfield dijo...

Muy grande La Antigua, sí. Una pena lo de Samuel. Yo creo que nunca le ha tenido tomada la medida al sprint, solo que es rápido. Venía más preocupado de Kloden, de que no le ganara como en la París-Niza que de Purito y se ha confiado, iba mucho más fuerte que el catalán, pero bueno. Tampoco es un mal comienzo, aunque me parece que no va a haber muchas más oportunidades como ésta para que gane el equipo porque Radioshack está fuertísimo.