sábado, 24 de marzo de 2012

Mickael Albasini



Empieza ya a despertarse el gusanillo del ciclismo. Llega el polen, el sol, y vuelven las bicicletas sobre el asfalto pegadizo. Ya volvieron hace tiempo, ya se ha corrido la París-Niza o la Milán-San Remo, ya empiezan a despuntar nombres (Simon Gerrans, Elia Viviani, Alejandro Valverde, Tiernan-Locke...) y otros andan aún agazapados. Pero llega el primer momento álgido de la temporada, abril. El pavés, los caminos de cabras, los caseríos de la Vuelta al País Vasco y el Giro de Italia más cerca que nunca. Empieza lo bueno de verdad. Sin ir más lejos, esta semana ya hemos estado disfrutando de una bonita Volta a Catalunya que solo el mal tiempo ha emborronado un poco. Ayer, Tom Boonen venció a Óscar Freire en el E3 Prijs, antesala de lo mejor que está por llegar, y este mismo fin de semana, llega un clásico como el Criterium Internacional en Córcega.
Pero hoy quería hablar de uno de los grandes acontecimientos para el aficionado al ciclismo en Euskadi, la Vuelta al País Vasco. Al parecer, hemos estado apunto de perderla, dentro de este marco de crisis económica. Finalmente, un nuevo patrocinador ha salvado el carácter internacional y la calidad de esta prueba que, desde hace ya varios años, es una de las competeciones estrellas del calendario de la UCI. Etapas rompepiernas, emboscadas, cambios continuos de líder y una contrarreloj final que este año parece que será más exigente y espectacular que nunca. En la presentación de la prueba, todo fueron promesas de que no faltará el dinero y parabienes para los muchos patrocinadores que se han apuntado al proyecto después de verle las orejas al lobo. Mención especial para una afición que demostró su compromiso al recaudar más de 10.000 euros con la campaña "Kontuz 1 Euro" que pretendía recaudar dinero para la organización. Un dinero que, ahora, será destinado al ciclismo base.
La carrera comenzará en Bizkaia, con una etapa por el interior con salida y llegada en Güeñes. Las Encartaciones ofrecerán un perfil lleno de cotas, hasta siete en total, donde destaca la subida a Ubal un poco antes de la mitad de la carrera. San Cosme será la última a diez kilómetros de meta. Si llueve, la carrera puede ser dura. La segunda etapa llegará a la capital, Vitoria-Gasteiz, en un final ya clásico. Otras seis cotas, con Zaldiaran a poco más de diez kilómetros de meta. En principio, estas dos primeras etapas pueden ser las más llevaderas del recorrido. Porque en la tercera, se llega en alto y, además, un alto histórico. Arrate, una vez más y como ya es tradición desde la lamentable desaparición de la Bicicleta Vasca, recibirá a los corredores cuando llegan a Guipúzcoa. Pero sin con Arrate no tienen suficiente, antes de subir Usartza, tendrán que subir Krutzeta, Asentzio, Karabieta, Miñota, San Miguel y sobre todo, Ixua. La cuarta etapa tampoco da descanso y se recupera una de las míticas llegadas de la carrera, Ibardin, corto pero duro, y que hacía mucho tiempo que no se subía. Esta vez, lo subirán dos veces, además de Itziar, Aritxulegi y Agiña. La quinta etapa, la que les lleva hasta Oñati, está llena de sorpresas. Con Deskarga de por medio, volverán a subir Asentzio y a alguien se le pueden atragantar Elosua o Megas. El árbol ya vendrá vareado y todo depende de lo dura que hagan la carrera los corredores, pero aunque el final de etapa parezca más llevadero, a estas alturas, Asentzio puede pasar factura. Y aún quedará la última etapa, una contrarreloj que ya han visitado algunos corredores y que anuncian que será dura y exigente. El perfil no anuncia cotas aunque tiene dientes al principio y al final. Los protagonistas han confesado que el recorrido se adentra por las entrañas de la Euskadi rural y que hay rampas para perder el aliento. Lo viviremos en directo.
Por lo demás, y para hacer ya larga de narices la entrada, voy a repasar un poco la participación que, si se cumple con lo que ya está inscrito, va a ser realmente espectacular.
Los de casa, es decir, Euskaltel Euskadi, presentará un equipo muy fuerte, probablemente, buscando la victoria final, tan deseada, de Samuel Sánchez. Tendrá a su lado a Igor Antón, Mikel Astarloza, Juanjo Oroz, Romain Sicard, Egoi, Verdugo y Gorka Izagirre. Un gran equipo. Radioshack no les irá a la zaga y contará con alguno de los favoritos a la victoria final, a saber: Andreas Kloden, Franck Schleck y Chris Horner. Junto a ellos, gente como Monfort o Jens Voigt, un año más. El Sky dirigido por Marcus Ljunqvist trae a Bradley Wiggins, que está fuerte, a una de las sorpresas de la temporada pasada, Christopher Froome y al local Xabi Zandio. Movistar apostará por Alejandro Valverde, pero Beñat Intxausti, David López o Vassili Kiriyenka pueden dejarse ver. Vacansoleil trae apuestas seguras como Wouter Poels o Matteo Carrara, junto con luchadores que ya se han dejado ver esta temporada, tales como Jonny Hoogerland, Tomas Marczynski o Serguey Lagutin. Katusha esperará a ver si Joaquim Rodríguez se recupera bien, pero Vicioso, Dani Moreno, Losada o el talento ruso Ignatenko también pueden destacar. Liquigas jugará la baza de su líder, Vincenzo Nibali, que ya anda en lo más alto del UCI World Tour. Pero GreenEdge trae al líder de esa clasificación, Simon Gerrans, y Neil Stephens buscará que su equipo siga siendo la sorpresa de la temporada con Mickael Albasini (para él el título de la entrada por su gran Volta) o Peter Weening. Astaná vendrá con Janez Brajkovic, que ya ha ganado en la Volta la etapa de la nieve, u otros que ya se han asomado esta temporada como Kiserlovski, Gavazzi o Silin. Ag2r apostará por Nocentini y los escaladores franceses que tan buen Giro hicieron el año pasado, Dupont y Gadret. El BMC de Sciandri, que ha empezado lento esta temporada, viene con Moinard y alguien que ya sabe qué es ganar aquí, Marco Pinotti. La FDJ de Madiot la encabezarán luchadores como Roux o Casar y la afición vasca seguirá al joven vascofrancés Elissonde. Lampre trae a dos potenciales ganadores como Cunego y Scarponi. Omega Pharma a Tony Martin, un poco corto de forma, pero Golas, Levy Leipheimer y Peter Velits seguro que son candidatos a las victorias. El Lotto trae a Van den Broeck, que en la Volta ha demostrado que está fuerte, más Vanendert y De Clerq. Rabobank viene con Gesink, además de Garate, Kruisjwijk o Mollema y uno de los pocos hombres rápidos del pelotón que se atreven con el País Vasco, Michael Matthews. Bingen Fernández dirigirá a un Garmin que le da una nueva oportunidad a Thomas Dekker pero que, muy probablemente, se dejará ver con Daniel Martin o Tom Danielson. El Saxo Bank luchará con Chris Anker Sorensen y Paulinho. Y, por último, los dos invitados. El Caja Rural de Mikel Azparren apostará por las escapadas con un buen puñado de veteranos que pondrán el color verde en las escaramuzas, gente como Sánchez Pimienta, Marcos García, Aitor Galdós o David de la Fuente. El Utensildnort de Taibi se dejará ver con el renacido Patxi Vila, el escalador sudafricano Augustyn y Oleg Berdos.
En resumen, terreno, protagonistas, la EITB que promete que un avión asegurará la señal de televisión, nuevos patrocinadores y un puñado de días que aún nos quedan antes de que esto empiece. Mientras tanto, hoy mismo, tenemos frentes suficientes para ir abriendo boca: etapa de la Volta, etapa inaugural del Criterium o la Gante-Wevelgem mañana mismo.
Por cierto, un par de cosas más. Llama la atención que a Euskaltel-Euskadi le crecen los enanos, si se me permite una expresión tan vulgar y exagerada. Aún a vueltas con la serigrafía de la toponimia, una decisión de la UCI le va a suponer un duro revés al equipo filial del conjunto vasco, el Orbea, así como también le ocurrirá a otros equipos que cuenten con filiales, porque la UCI ha decidido que los equipos que se encuentren en esa situación, no puedan competir juntos en la misma prueba. ¿Buen, malo, normal, no? Como decía el otro, yo solo lo digo, por comentar. Y ya lo dejo que me ha salido la entrada más larga que una etapa llana del Tour.

2 comentarios:

achasa dijo...

Aupa "Chapu" Nocioni.
Qué alegría me he llevado! Yo le di la mano en el Max Center!! Jajaja.
Sí, Albasini ha ganado la Volta.

Holden Caulfield dijo...

Sí, el Chapu regresa a casa. Buenas noticias para la ACB.