jueves, 1 de marzo de 2012

David Silva



Al canario, parece que le sienta bien el azul celeste del equipo preferido de los hermanos Gallagher. Así que, ayer, vistiendo con el mismo color, se puso las botas a mover pelotas entre las piernas de la defensa venezolana.

Hacía tiempo que no veía un partido de selecciones. No es lo mío, la verdad. Pero tenía curiosidad por ver debutar a Iker Muniain. Y mereció la pena verle jugarse un tortazo con Oswaldo Vizcarrondo, que no parece que esté para bromas ni caños.

No vi el partido entero, porque había alquilado We Own the Night en el videoclub y no sabía muy bien por cuál decidirme. La primera parte la vi casi al completo, curioso por ver si se encontraban Fernando Llorente y Fernando Amorebieta. No fue así. La segunda parte la vi a trozos, tramos, espasmos. No vi como cambiaban a Llorente ni como expulsaban a Amorebieta. Se quedaron sin Fernandos pero David Silva siguió a lo suyo: mover el balón como cuando se puede hacer jugada con la delantera en el futbolín.

Y eso me llevó a pensar: David Silva. ¿Y te explicas ahora como David Silva pudo jugar en el Eibar? La pregunta, en sí, parece faltarle al respeto a la Sociedad Deportiva, un club que, precisamente, los merece todos. Desde 1988/89 hasta 2005/2006 jugaron 18 temporadas consecutivas en Segunda División, récord histórico que completaron coqueteando en alguna ocasión con la Primera (dos veces 5º y una cuarto, más unos octavos de final de Copa del Rey) y dejando tras de sí una fama de equipo humilde pero bien trabajado, bien gestionado y habitual proveedor de jugadores para otros equipos con más ambiciones. Ipurua aún es un campo pequeño y todavía se relaciona al Eibar con un juego más disputado, directo y bregador. Las comparaciones son injustas, y por ende odiosas, pero parece que precisamente el juego de la selección española no coincide con el de los armeros y es comprensible que a algunos les sorprenda recordar que un jugador tan fino, y hoy en día tan cotizado, jugara en un club como el eibarrés. Pero fue así: 5 goles y 35 partidos con el Eibar. A la temporada siguiente le volvieron a ceder al Celta para acabar regresando a Valencia y protagonizar uno de los fichajes del verano cuando firmó con el Manchester City.

Y no ha sido el único. Porque el SD Eibar se ha destacado siempre por recurrir sin miramientos a la cantera del fútbol vasco para promocionar a jugadores de la región. Pero, además de eso, también, visto el listado que voy a proporcionar ahora, el equipo guipuzcóano se ha distinguido por saber elegir a una serie de jugadores, en su mayoría cedidos por equipos de mayor categoría, que después hicieron carrera profesional tras pasar por Ipurua. Aquí va una pequeña lista con algunos de esos jugadores, quizás los más representativos y los más coetáneos:


Aitor Ocio (pasó por Eibar antes de ir luego al Albacete, Osasuna, Athletic y Sevilla).

Manolo Almunia (de Eibar a Huelva, Albacete y luego Arsenal y West Ham).

Edu Alonso (cedido por el Athletic antes de volver y luego pasar por Salamanca, Las Palmas y Alavés).

Xabi Alonso (cedido por la Real Sociedad antes de volver, marchar al Liverpool y luego al Real Madrid).

Iván Cuellar (cedido por el Atlético para luego marchar al Spórting).

Iñaki Descarga (rebotado de Osasuna, antes de hacer luego carrera en el Levante, Legia Varsovia y retirarse en la Real Unión de Irún).

Gorka Iraizoz (cedido por el Espanyol).
Antonio Karmona (llegó del Sestao antes de marchar al Alavés para hacer historia).

Joseba Llorente (por dos veces lo cedió la Real, en la segunda despuntó y se marchó primero a Valladolid, luego al Villarreal y finalmente a la Real).

José Félix Guerrero (jugó en el Eibar después de pasar por Rácing y Real Sociedad, pero antes estuvo cedido por el Athletic y marcó 6 goles en 36 partidos).

Moisés Hurtado (el ahora jugador del Granada, fue cedido por el Espanyol, antes de volver y luego fichar por Olympiacos).

Gaizka Garitano (cuatro exitosas campañas en el Eibar antes de que la Real le diera la oportunidad de debutar en Primera, ahora entrena al Eibar B).

David Zurutuza (cedido por la Real antes de regresar a Anoeta).

Iñigo Vélez de Mendizabal (cedido por el Espanyol para luego ir a Murcia, Athletic, Numancia y Xerez).

Gari Uranga (tras su cesión en el Eibar, pasó al Getafe y de ahí a la Real en Primera).

Gaizka Toquero (fichado del Sestao por el Athletic, Caparrós lo cedió al Eibar para que se fogeara pero solo jugó media temporada y se marchó a Bilbao).

Josu Sarriegi (cedido por el Alavés antes de volver y fichar más tarde por Athletic y Panathinaikos).

Josetxo Romero (apenas fueron siete partidos, pero jugó cedido por el Osasuna antes de volver y completar 10 temporadas seguidas en Primera y más de 200 partidos).

Luis Prieto (cedido antes de volver a Bilbao, y luego marchar a Valladolid, Ponferradina y Alavés).

Néstor Susaeta (cedido por la Real, luego pasó por Salamanca, fichó por el Bilbao Athletic, se fue al Alcorcón, luego al Rayo y ahora al Lausanne suizo).

Asier Riesgo (cedido por la Real antes de ser titular en Primera con estos y con el Recre).

Creo que la lista es bastante significativa. El Eibar disputa ahora la Segunda División B, donde ocupa puestos de playoff, aunque a nueve puntos del líder. Entrenados por Manex Mandiola, Iñigo Arriola y Juanjo Valencia, los eibarreses llevan una temporada un tanto irregular, pèro la llegada de Joseba del Olmo parece que puede darles un poco más de pegada de cara a alcanzar el playoff final e intentar regresar a una categoría que, al menos por historia, parece corresponderles. Mientras tanto, seguirán haciendo cantera. Este año, ya salió Manuel Lanzarote, aunque ya tenga 28 años, al Sabadell de Lluis Carreras tras hacer una gran temporada en Ipurua. Puede que el próximo no nos suene ahora, pero lo haga en unos años, sea vestido de azul celeste, de rojiblanco o quién sabe, quizás con los tradicionales colores azulgranas del que, según la Wikipedia, es el primer club europeo con el certificado de calidad UNE-EN-ISO 9001.

No hay comentarios: